miércoles, 30 de diciembre de 2009

CUPIDO ANDA PERDIDO




Desde mi más tierna infancia he mantenido interrogantes que con los años no se han disipado.



Recuerdo con cierta nostalgia mi bloc de adolescente en el que anotaba todas aquellas incógnitas que creía que el tiempo iba a desvelar.



Uno de los mayores misterios sin duda alguna es el entresijo que esconde el amor. Ninguna persona sería capaz de negar las huellas que ha dejado el “Gran Cupido” a lo largo de su vida.



En cualquier reencuentro de amigas saldrá esta conversación en algún momento. Puede haber pasado un año, dos, tres, o tal vez más..., y el resultado siempre será el mismo. Cuando menos lo esperes, saldrá la mítica pregunta: “¿y qué tal de amores?”. Al fin y al cabo, la respuesta será el reflejo de toda una trayectoria desconocida para el que pregunta.



En realidad somos el resultado de lo que hemos vivido. Los miedos de hoy son el lastre del pasado. Las exigencias del futuro son las carencias de ayer. Y las metas deseadas es lo que no se pudo conseguir.



Puedes haber sido la mujer más segura del mundo, que si tu pareja te dejó por tu mejor amiga, en algún momento sacarás tus celos resentidos.



Tal vez nunca hayas dudado de tu valía, pero si un hombre te hizo sentir lo contrario, puede que pese el resto de tus días.



Puedes mostrarte todo lo liberal que quieras, pero temerás volver a sufrir infelicidades de tu pareja si ya las has vivido.




Somos el producto de lo que nos han enseñado. La máscara que lucimos tiene su origen en la página anterior...




Éstas y otras conclusiones saqué de una reciente conversación con varias amigas de la infancia que hacía tiempo que no veía. Historias repetidas en distintas personas. Desengaños que sólo el tiempo puede curar. Consejos y frases escuchadas y repetidas hasta la saciedad. Deseos de conseguirlo, conservarlo, luchar por él y finalmente perderlo para volverlo a encontrar.



Al fin y al cabo, el amor es así: Todos lo añoran cuando no existe para maldecirlo cuando lo tienen. El que ama no es correspondido y el amado reniega de sus encantos. A la larga, es algo cíclico, sólo hace falta que transcurra el tiempo suficiente para entender que cupido anda más que perdido. Me pregunto si algún día tomará de su misma medicina................ (el muy cabrón).




Y al preguntártelo con una copa en la mano en compañía de otras locas con tu misma opinión, el trago deja ya de ser amargo.


domingo, 20 de diciembre de 2009

VIVA LA VIDA




Limpiando mil rencores

Disputas olvidadas

Heridas ya curadas.



Borrando de un plumazo

Momentos malgastados

Amigos de artificio

Saludos comprometidos.



Me quedo con lo que quiero

Olvidando lo que pesa

Para repetir solo lo bueno.



Lo malo para otros

Para víctimas del destino

Sufridores de la vida

Amigos de la pena.




Y parece que fue ayer cuando aún no me lo creía

Que hay vida después de todo, sin tu dolor que asesina.


sábado, 12 de diciembre de 2009

BELLEZA INTANGIBLE




“Tiran más dos tetas que dos carretas.”



Lamentablemente, a día de hoy, esta frase, aunque simple, contiene una gran verdad: “el envoltorio cuenta.”



No me atrevo a sobre valorarlo, pero tampoco a quitarle importancia.



El envoltorio es la carta de presentación para una entrevista, es el paquete adornado de un regalo especial... Es en definitiva, el primer impacto, la primera impresión que se lleva la otra persona de ti.




No quiero decir con ello que sea lo único, ni lo más importante, ni si quiera que sea algo decisivo. Pues conocer en profundidad a la otra persona puede ser el motivo de un giro de 180 grados.




Tampoco insinúo que me parezca justo. De hecho, la belleza física es sólo un regalo del que no hemos hecho mérito alguno, y además, a día de hoy contamos con infinidad de herramientas para mejorar la apariencia.




Sin embargo, cuando nos vemos privados de este privilegio, nace la tendencia de venderse por otros medios. La obligación de dar lo mejor de uno mismo, sin haberlo pedido, para contrarrestar esa carencia.




Esto es lo que debe sentir uno de mis compañeros de trabajo. Es una bellísima persona, pero hay algo terrible en él: Necesita imperiosamente sentirse bueno y valioso para los demás. Un accidente de tráfico le quitó lo que más valora esta sociedad: una imagen perfecta. Desde ese momento, no hay día que no se acuerde de lo que era antes su vida y lo que es ahora.



Mi primer día de trabajo, en cuanto encontró la ocasión, excusó su cara cicatrizada por su fatídico accidente. Me desveló cicatrices ocultas por la barba, de las que ni si quiera me podía percatar. La otra mitad de su rostro mostraba parte de ese pasado. Cierto atractivo se podía intuir debajo de todas esas marcas de guerra.



Me incomodaba que se diera cuenta cómo observaba su nariz deformada por las numerosas operaciones, por lo que opté por mirar a la pantalla del ordenador mientras hablaba, simulando estar trabajando mientras le escuchaba.



Lamenté su mala suerte, pero mucho más su falta de autoestima.



Poco después, cuando me acostumbré a su peculiar rostro, observé su verdadera carencia y me cagué en todo lo que se valora con una mirada.



En cuanto encontró la oportunidad, se sinceró acerca de su verdadera vocación, para lo que había estudiado, su habilidad para los idiomas, su sensibilidad por los niños y su aprecio a la vida.



Me desveló su mejor lado. Ese que todos tenemos y ofrecemos en pequeñas dosis, para no gastar, para evitar dar flores a los cerdos. Y lo hizo el primer día.



Sólo por un motivo: la vida le arrebató lo que menos cuenta en la tumba.


sábado, 5 de diciembre de 2009

Y TÚ, ENTIENDES??




En la variopinta plantilla de mi nuevo trabajo, entre otros, hay un gay públicamente reconocido, otro de ellos que pierde aceite sólo cuando se le escapa, un bisexual que confunde a todo el personal y otro, que yo diría que también entiende los lunes y miércoles, para desentender el resto de la semana.



En aquellos casos en los que se le da a la carne y al pescado, me pregunto cuál es el origen de esta..............¿? conducta: ¿elección?, ¿genética?, ¿entorno?...



También me pregunto otra serie de incógnitas para mí, que me ahorraré para no herir sensibilidades...



Parece complicado determinar las causas de la homosexualidad. Algunos defienden las causas endógenas, otros las socioculturales, otros las cerebrales, psicológicas, genética... De tal modo que es imposible llegar a un consenso.



Las teorías se complican doblemente cuando se trata de bisexualidad. Los investigadores se empeñan en remitirse a causas endógenas, lo cual significaría que toda conducta alejada de la norma vendría dada por un cambio metabólico.



Una nueva pregunta que me surge en este punto, es: ¿qué lugar ocuparía entonces los elementos emocionales y psicológicos?



¿Qué papel desempeñaría condicionantes como la elección, la necesidad, la curiosidad, o el puro vicio?



Imaginemos un caso hipotético:



Por causas ajenas a nosotros, nos obligan a emigrar a una isla desierta en la que hombres y mujeres no tienen contacto alguno. No hay posibilidad de recurrir a medios pornográficos, por lo que la estadística que asegura que todo varón consume pornografía de 1.7 a 3 veces por semana no podría cumplirse.



Apuesto mi mano derecha a que el índice de bisexualidad en la isla subiría a los pocos meses.


¿Crees que me quedaría manca?


martes, 24 de noviembre de 2009

SINCERAMENTE, TE DIGO...




En un afán de sincerarnos, a veces, nos dejamos la delicadeza en casa y olvidamos el significado de empatía.



Nos vemos obligados a dar nuestra opinión en todo aquello que se aleje de nuestro criterio. Sin darnos cuenta, cortamos alas y volvemos a cortarlas a todo aquel que se aventura en un plan venidero. La excusa es fácil: “alguien tenía que decírselo.”




Pues no, sabiondo/a. No te ha pedido opinión, y probablemente ni si quiera le interese, si es negativa. Una buena educación consiste en guardar las críticas destructivas para dejar paso sólo al apoyo moral y los ánimos. Pero con los años, a todos se nos olvida lo más básico, y crecemos en un sentido, para decrecer en otro.




La sinceridad no está reñida con la sutileza. Si peso 20 kilos más de los que debiera, no necesito que me lo reafirmes, sin previa petición al respecto. Si tengo una malformación congénita, preferiría que no la señalaras constantemente. Y si tengo una herida sangrante, sería un consuelo que no metieras el dedo en ella.




Pero lejos de reservarnos opiniones y consejos sin ser pedidos, nos sentimos importantes y seguros ofreciéndolos gratuitamente. Nos sentimos participantes del juego, aunque el equipo ya esté cubierto.





Y todavía somos más necesarios cuando nuestra opinión es negativa... Sí, cuando es una crítica. Porque a todo el mundo le cuesta abrir los ojos a quien quiere, y es bueno sincerarse, aunque duela. Además, cuando hablamos, lo hacemos a conciencia y porque tenemos la verdad absoluta...




A petición general del pueblo, solicito lo siguiente:


A aquel inconsciente que sin formación previa pretenda pilotar una avioneta, se le deje hacer. Después de que se haya roto la crisma, aprenderá mucho más que con tus sermones, los míos, o los del otro. Personalmente, aconsejo la “mentira piadosa”, a favor de la “herida dolorosa”.





Por mi parte, pido disculpas cuando, por ignorancia, he jugado a ser Dios... Pero, ¿¿quién narices soy yo para semejante valentía??



sábado, 21 de noviembre de 2009

CRECER, ESPERAR, DUDAR........ PLANTAR ALGO NUEVO






Tengo miedo a destrozarla, sólo la miro de lejos.



Tal vez crezca torcida, o quizá nunca germine... Tengo miedo a estropearla.



No la regaré mucho, para no encharcarla. Absorberá la lluvia, y gotas pulverizadas.



No la tocaré, por si acaso se apaga. Sólo quiero ver si crece... sola, con el tiempo.



Puede que el sol la seque un día, o el viento arranque su tallo.



No me pidas que la cuide, si ni si quiera ha brotado. No pretendas que me guste, aún no me he encariñado.



No hay flores para admirarla, ni hojas para tocarla. Sólo tierra, algo seca, ni si quiera se si es fértil.



La semilla que planté no tiene nombre ni dueño. Da la flor de la vida y sólo crece sin miedos.



La dejaré que crezca, o puede que muera sola. Prefiero no influenciarla, mejor darla rienda suelta.


martes, 17 de noviembre de 2009

LO QUE REALMENTE QUERÍA




Su insatisfacción le obligó a dar un giro a su vida. Un giro de 180 grados, un cambio absoluto, un reencuentro consigo misma. Por primera vez, supo quién era.



No había conseguido su sueño de ser una gimnasta de elite, no le tocó la lotería y nunca se tiró en paracaídas. Pero tampoco lo necesitaba. Ahora era otra persona que se encontraba llena con lo que tenía día a día. La rutina no le asfixiaba, sino que era su mayor aliciente: hacer lo que realmente quería.




Ese giro le impedía ir marea abajo. Luchaba contracorriente con opiniones opuestas a las de su familia, pero ahora estaban demasiado lejos.......... no era un esfuerzo sobrehumano.............. Era lo que realmente quería.




No necesitaba más sueños que levantarse por la mañana y admirar lo que le rodeaba. Su vida era lo que tanto había soñado y su mayor motivación, que durara............ que durara para siempre. Que durara tanto como lo desean dos enamorados besándose. Que durara más que el pastel que se saborea despacio para que nunca se acabe. Más que el concierto en el que te evades del mundo para dejarte llevar....




Y se dejaba llevar....... sabiendo que algún día se acabaría. Sabiendo que todos los besos se acaban, que el pastel más dulce empalaga y que la canción favorita pierde fuerza con el tiempo.




Y tal vez se hubiese cansado de ello. Se hubiese ahogado en un mar de ilusiones convertidas en realidades demasiado cotidianas. A todo el mundo le llega. Todos nos dejamos arrastrar por la marea cuando ninguna roca es lo suficientemente fuerte como para agarrarse a ella........................ Todos nos dejamos llevar.




Y volvió a ocurrir. Su agonizante realidad apareció de nuevo. Sus insignificantes problemas se convirtieron en montañas y su obligación por hacer lo que tenía que hacer ganó la batalla frente a lo que realmente quería.





Su vida no había cambiado en absoluto, se mantenía en el mismo lugar. Su sueño sólo era una película que se había acabado y dedujo que la vida se mantiene intacta si nadie la mueve. Se mantiene pasiva mientras cada uno elige ser espectador o protagonista. La vida no cambia ni da giros, sólo se deja hacer como arcilla en manos de un alfarero.




Entonces supo que lo había cambiado todo........... lo había hecho ella. Lo había cambiado por tres meses........... Su esfuerzo mereció la pena.




Y soñó con repetirlo.




LUCHARÉ POR CONSEGUIRLO DE NUEVO



domingo, 8 de noviembre de 2009

CUESTIÓN DE PRIORIDADES




Gracias al recién estrenado para mí FACEBOOK he podido ponerme en contacto con gente que ya prácticamente había olvidado.




Entre los variopintos contactos, a veces el origen de la relación es un proyecto en común, un viaje, una conversación, unos minutos insignificantes de tu vida en los que en vez de pedirte el número de teléfono, te piden la cuenta de correo.



No siempre las relaciones en este tipo de medios son estrechas. De hecho, casi nunca lo son, y de ahí, su grandeza, porque de otro modo el reencuentro hubiese sido imposible.



Este nuevo hallazgo para mí, al que me negaba a pertenecer, me ha dado la oportunidad de encontrarme con gente con la que compartía sueños similares, pero por distintos motivos no los pudieron cumplir...



Asentada ya en España desde hace más de un mes, me encuentro en esta red social con alguien que soñaba encarecidamente viajar a Australia...



Mientras mi vida naufragaba en un mar de dudas acerca del destino idóneo y demás interrogantes, vislumbraba claramente a esta persona disfrutando de su deseado sueño en Australia, mientras yo sacrificaba mi destino soñado por algo más realista. Tenía las cosas mucho más claras que yo, lo había trabajado mentalmente durante muchos más meses que yo y su seguridad me inspiraba cierta envidia. Claramente era un luchador. Sólo alguien así puede emitir determinadas expresiones con certeza.



Al regresar de mi deseado viaje a Nueva Zelanda, después de muchas peticiones para que me hiciera una cuenta de Facebook, decido acceder, son muchos los motivos por los que no me interesa perder el contacto con algunas personas. Añadiendo contactos, me encuentro con alguien que me animó a decantarme finalmente por Oceanía. Los dos compartíamos el mismo sueño: AUSTRALIA, probablemente era lo único que teníamos en común, un foro no abarca mucho más.



Tras refrescar la memoria, después de tanto tiempo, pregunto: “¿qué tal el ´plan Australia´?”



“Fue imposible, demasiadas complicaciones para tramitar el visado.”


Después de pronunciar una serie de excusas sobre peligros que había escuchado de gente que le había desmotivado, decidí guardarme lo que realmente pensaba para matizarlo más suavemente: “tienes que ir si es lo que realmente quieres. De lo contrario, te quedarás con un doloroso desazón.”



“Mar, tenemos la misma edad. A determinadas edades se busca una vida más tranquila. Voy más en serio con mi novia y me quedan dos años de carrera.”



Entonces, sólo me pude preguntar mentalmente: “¿es un razonamiento para excusarte a ti mismo, o lo que realmente quieres?”



Pero en realidad sólo contesté: “es cuestión de prioridades.”






//www.youtube.com/user/MarginalMedia#g/c/00EA1E4DA7DDC3C5

martes, 3 de noviembre de 2009

¿CÓMO DEFINIRTE?




Entre lágrimas me reprochas indiferencia, suplicándome perdón y otra oportunidad.




Se te escapan rencores incrustados y me pides explicaciones.





Por primera vez me sincero sin compasión y no maquillo palabras. No lo suelto con rencor, sólo retransmito los hechos. Hago recuento de los años. Ahora, ya puedo. Mi cerebro es capaz de escupir las palabras exactas que reflejan la historia de una crisis eterna asumida por los dos. Diapositivas del pasado que ya se pueden verbalizar.




Creías que nunca lo iba a decir, que no sería capaz, que nunca lo escucharías aunque lo supieras mejor que yo............................... Mejor que yo.




Al escucharlo, te vuelves transparente y por fin se ve lo que realmente hay en ti. Lo espantoso que es el odio cuando ni si quiera se asume. El tedio vital de quien lo sufre y lo miserable que se convierte su vida.




Si tú lo llamas amor, prefiero ir al infierno y que me abrasen las llamas en él.




Pero por fin te doy un nombre...




No, lo dan tus palabras.




Mi vida será más fácil a partir de ahora.


lunes, 2 de noviembre de 2009

GRIPE G





Es una enfermedad que afecta desde la antigüedad a personas y a otras especies animales (aves, cerdos...) y que causa epidemias cada año, sobretodo en los días de lluvia. Es altamente contagiosa en el momento de salir el sol, con el arco iris. Pero cobra su punto más álgido en las noches de luna llena.



Los síntomas que se presentan son claramente definitivos: entumecimiento cerebral, crispación general, adormecimiento matinal, cansancio al anochecer y somnolencia de madrugada. Pueden presentarse crisis de gilipollez total y otras complicaciones que darán lugar al resto de tipos de gripe que se denominarán con la siguiente letra del abecedario hasta completar el mismo.



Algunas recomendaciones son: abstenerse de escuchar los informativos si su país de residencia es España e informarse en su médico de cabecera.



Los pacientes de mayor riesgo son aquellos en los que la enfermedad haya avanzado hasta la “Y” pues la enfermedad culmina en la “Z” ocasionando la muerte precedida de un leve temblor de piernas.



En la actualidad la Comunidad de Madrid sufre una epidemia de importancia casi tan grave como lo fue la peste negra en el siglo XIV, llegando a niveles preocupantes en la zona sur de la comunidad; donde las escuelas infantiles han sido desalojadas y el 99% de la población está infectada y más de la mitad en situación de peligro.




Se recomienda a las autoridades informar a la población y así poder evitar la alarma social.



Si su hijo en edad infantil presenta alguno de estos síntomas, póngale el Cantajuegos y disfrute con él.



Y recuerden: Más se perdió en Cuba y vinieron cantando.

jueves, 29 de octubre de 2009

¿CUÁNTAS VECES DICES TE QUIERO?




Muchos son los que lo dicen con la mayor naturalidad al despedirse, al hablar con su novio, su madre, su hermana.



Algunos lo pronuncian con el primer beso sin pensar en el peso de lo que se está diciendo.



Otros lo reservan a la pareja, sólo en determinados momentos.



Hay quien lo dice sin sentirlo sin importarle el efecto que pueda causar.



Y hay gente que nunca lo dice. Los motivos son innumerables y siempre guardan una reflexión interesante.



Hay mil maneras de expresarlo, pero sólo una de decirlo..........




.............Cuando quiero pronunciarlas, cuando mi cerebro ha procesado las palabras y están ya en la bóveda de la boca, es imposible emitir sonido.




Me pregunto si volverán a tener sentido. Si causarán el efecto que se espera de ellas.




No lo digo porque me da miedo mentir.......... defraudarte..............




Y sobretodo, porque ya lo sabes...




Aunque me gustaría decirlo a diario............ con la inocencia de hace una eternidad.




Me pregunto: ¿qué peso tienen para ti?.............




Cuando lo pienses, compártelo...





lunes, 26 de octubre de 2009

PERDIDA EN EL PARAÍSO.













Se iba acercando la fecha para volver a casa y me quedaban demasiadas cosas por ver en Nueva Zelanda.



Finalmente no había visitado los jardines botánicos de Manukau ya que me habían surgido planes mucho más interesantes y prefería no desperdiciar oportunidades.




Cada fin de semana lo dedicaba a viajar por los alrededores o las islas. Y por las tardes, siempre surgía algún plan alternativo. Sin embargo, me quedaba con la insatisfacción de no conocer todos los sitios que me hubiesen gustado.




Opté por dar un largo paseo por las calles cercanas a mi casa. La última semana, me dediqué una tarde para mí. Me apetecía hacer ese paseo sola. Era la despedida del que había sido mi barrio por tres meses y no me apetecía tragarme lágrimas si se empeñaban en escaparse o reprimir aquello que necesitara aflorar en ese momento. No necesitaba gente para ello.




Empecé por la zona más cercana a mi casa, la parte trasera. Conecté el mp4 y me puse los auriculares. Caminé por el viejo puente al que nunca había prestado atención antes.

















Me quedé así unos segundos, hasta que al girar la cabeza hacia la izquierda, diviso la panorámica que más veces he buscado para orientarme, la Sky Tower. Pero esta vez, desde casa Tan cerca de mí y casi lo había olvidado
...








Decidí que era suficiente, había demasiadas cosas por ver y la Sky Tower la tenía muy vista. Lo más cercano, era lo más desconocido para mí...




Me despedí mentalmente e inspeccioné las calles cercanas.



De vez en cuando miraba al cielo, tenía todo el tiempo del mundo para recrearme en él. Al buscar la ubicación del sol algo llamó mi atención. No solía prestar atención a estos detalles, nunca hay demasiado tiempo. Pero ahora era un buen momento. Un pájaro alzaba sus alas al vuelo con las mismas fuerzas con las que yo misma disfrutaba de mi ansiada libertad.






Sólo me sabía de memoria el camino de mi casa al auto
bús. Lo demás en Remuera, había pasado desapercibido para mí. Mi vida la realizaba en Auckland, y Remuera era tan sólo un lugar de paso. Tranquilo y sin demasiada vida. Poco interesante para mí hasta ese día.... uno de los últimos.




Había olvidado que cerca de mi casa se encontraba una preciosa laguna. Mi primer día mi homestay me había llevado en coche. Decidí hacer ahora el camino andando.




Miré ahora al suelo y observé el sendero de margaritas que adornaba el césped




Nada novedoso, demasiado típico. Sólo alguien que se cautiva con pequeñas cosas puede admirar algo tan vulgar. Me agaché para fotografiar mejor aquella alfombra de flores comunes.




Nunca antes había prestado atención a una flor tan sencilla, pero tan perfecta





Hice lo mismo con otra flor, pero esta nueva, era desconocida para mí




Inconscientemente intuía que cuanto más int
erés le pones a las cosas cotidianas, más cosas nuevas absorbes.



De repente, escucho algo entre las matas. Probablemente es un animal, pero le acabo de perder de vista .



Me quedo en silencio esperando, por si volviera a asomarse. Por suerte, puedo hacerle una foto. Es un Pukeko, una de las aves típi
cas de Nueva Zelanda.



Al oír mi ruido, desaparece de nuevo .




Me siento algo estúpida por haber encontrado esto tan cerca de mi casa y tan tarde.




Al alzar la mirada, observo que un helecho gigante encabeza el cielo.



Es el símbolo de Nueva Zelanda, la hoja de los All Blacks. La hoja auténtica de Nueva Zelanda se llama Silver Fern. Son helechos que por el dorso tienen un color plateado intenso. Intento buscar alguno auténtico por la zona sin éxito. Sería demasiada suerte.



Observo la perfección de la hoja .




También me sorprende otra flor típica de Nueva Zelanda: Pohutukawa Tree.




Su belleza me obliga a arrancar una de ellas para informarme acerca de su origen. Parece ser una flor típica navideña.




Otra extraña flor me sorprende .




Me resulta curiosa, así que, acerco el zoom de mi cámara para fotografiarla de nuevo.




Descarto esta vez la posibilidad de arrancarla. Por el tipo de planta que es, se desharía al momento. Me quedo con la duda de averi
güar su nombre.




Perdiéndome en la espesura .....
............


.............observo el contraste entre naturaleza viva y muerta .................


muerta y viva...



El contraste entre el verdor que inunda todo, y una flor coloreada de malva escondida entre las matas resalta al momento.



Si no se presta la suficiente atención, la flor más bonita quedaría camuflada con el resto de la maleza .



La belleza de lo cotidiano pasa a cada instante frente a nosotros sin apenas darnos cuenta .






Sin embargo, no solemos conformarnos con lo que tenemos. Exigimos más de nuestra vida. Necesitamos nuevos retos, nuevas metas que alcanzar. Y mientras nos empeñamos en conseguirlo, olvidamos la belleza de la sencillez .............




La grandeza de observar los vasos capilares de una hoja, o lo reconfortante que es respirar hondo cuando el tiempo y el espacio no limitan nada.



Admirar el increíble proceso que seguirá el capullo para convertirse en flor muestra el mayor milagro natural.................. LA VIDA.





Pero para ello no vale ni cualquier momento, ni cualquier etapa. No se consigue el mismo efecto observando margaritas en hawai que en tu barrio de la infancia, pero el aprendizaje lo puedes traspasar a tu lugar de origen y
valdrá para el resto de tu vida.



Necesitamos nuevos horizontes que alcanzar y nuevas montañas que escalar para aprender lo que teníamos muy cerca, pero de otro modo, no lo hubiéramos asimilado.




Mientras tanto, me sigo perdiendo en los paisajes que simulan cuadros pintados al óleo.




Capturo una mariposa con mi cámara.........




..........y analizo la anatomía de lo más pequeño




Finalizo la ruta con un paseo en tren.



Lo que antes resultaba innecesario, se convierte ahora en placer.




El sol, otra vez, me cautiva de nuevo.



Y contemplo el paisaje....




........... donde una vez más, la Sky Tower, a lo lejos, adorna la ciudad...



Y me quedo con esa imagen para rebelarla cuando regrese. Todas las veces que haga falta.



Al volver a Remuera, antes de llegar a casa, me dirijo de nuevo al viejo puente para despedirme de todo...




De todo lo que me rodeaba sin ser consciente de ello.













miércoles, 14 de octubre de 2009

CÓMO GESTIONAR LA COMPASIÓN




Es un tema que me descoloca a veces. Más de lo que debiera...



Una tía echada para delante y segura de sí misma no debiera verse afectada por estas nimieces. Pero sí, tengo una debilidad.




No se cómo gestionar las cosas cuando me muevo por compasión. Puedo cometer el error más grande del mundo y puedo llegar a hacer daño sólo porque la otra persona me da pena.




Puedo hacer sentir al otro la persona más feliz del mundo sacrificando algo de mí, para que luego vuelva a su cruda realidad.




Puedo mentir y decir que me importa, sólo por compasión...




Compasión: un invento que creó la Iglesia sólo para intentar hacer “buenas personas”...




Pero se quedó en el intento.