sábado, 10 de enero de 2009

LA INDIFERENCIA ES CONTAGIOSA


De hecho, es muy contagiosa. Del mismo modo que el interés suele suscitar interés, la indiferencia llama a la propia indiferencia.

El problema reside cuando alguien muestra interés y éste no es correspondido. Puede ocurrir. La prueba es que por este motivo se rompen muchas parejas o nunca llegan a cuajar (por ejemplo).

Existe otra situación algo más complicada, que debiera considerarse inmoral, pero ocurre demasiadas veces. Me refiero a cuando al mostrar interés por alguien que claramente te corresponde, éste se siente en un nivel superior por el hecho de ahorrarse comunicártelo.

Cierto es que en el momento en que haces partícipe a la otra persona del interés que éste suscita en ti, el susodicho se encuentra en una situación más ventajosa. Pero esto no debiera ser motivo para aprovecharse de la situación por el simple hecho de que la otra persona sabe que vas a estar ahí. Aunque no des señales de vida durante un tiempo, sabe que volverás, como siempre.

Pero no se debiera dar por hecho que esto va a ocurrir siempre, que siempre vas a estar ahí, pie al cañón. La gente acaba cansándose y cuando siempre recibe una de cal una de arena (perfectamente medido) es fácil que se llegue al agotamiento. Y no sólo es fácil, sino que es bueno tirar la toalla con aquel que espera tales esfuerzos mientras él mismo parece preocuparse sólo por su ombligo y sus alrededores. Sólo se decanta con “estar ahí”, “responder” (cuando le apetece), y mostrar una extraña frialdad que TODAVÍA le hace más interesante...

Imagino que su egoísmo les llevará a pensar: “mientras mis necesidades estén cubiertas... desconozco el hambre en el mundo”. En este punto me pregunto...: “¿es egoísmo o pura estrategia?”.

La conclusión se saca fácilmente con afirmaciones como: “iba a dar señales de vida pero no quería que te emocionaras”. A veces estos pensamientos no se verbalizan, pero siempre llegan a entenderse de un modo o de otro.

No es justo que esto ocurra. Pero a veces, las personas demasiado comunicativas jugamos con esta doble moneda. Es la contrapartida de mostrarte tal cual ante el mundo. Es fácil tratar con gente transparente si además es diplomática. Es muy cómodo recibir un “feed-back” sin haberlo sugerido, y más cuando su connotación es positiva.

Pero esto debiera también contagiarse. El hecho de comunicar las cosas buenas a terceras personas debiera motivar a hacer lo mismo.

El aprendizaje que me surge de todo esto es: CORRECCIÓN, SIEMPRE CORRECCIÓN, pero implícate... lo justo.

Cabe pensar que cuando el interés es común y las respuestas de ambos no están al mismo nivel sólo es por varios motivos: indiferencia (más bien, intento de fingirla), incapacidad, o pura comodidad. ¿Se te ocurre alguno más?... Sí, tal vez que sus necesidades estén demasiado cubiertas como para pensar en nada más.

Incomprensiblemente, situaciones estúpidas de la vida nos llevan a grandes aprendizajes, y eso, siempre es de agradecer.

10 comentarios:

  1. te invito a qe veas un pco de mi vida en mi blog..

    ResponderEliminar
  2. Ok, te leo encantada en cuanto pueda. ¡¡Un saludou!!

    ResponderEliminar
  3. Bien, ya te he leído y te he puesto un comentario. ¡¡Arriba ese ánimo, que eres preciosa!! Y seguro que lo mejor de tí no se ve con los ojos.

    ¡¡Un abrazo grande, grande!!

    ResponderEliminar
  4. El problema es que al dar, casi siempre esperamos recibir. Por eso nos cansamos... porque generalmente a nadie le gusta dar sin correspondencia. En cuanto a aprovechar la superioridad que te da el saberte necesario para alguien, es de una crueldad asquerosa

    ResponderEliminar
  5. ¿Dar para recibir? Por supuesto, ni si quiera el amor es gratuíto. Si así fuera, habría más cadáveres andantes sin dolor y menos lloraesquinas. En el fondo, y llevado al extremo, es así.

    Y lo de "crueldad asquerosa"... es una expresión tremenda. Por supuesto, no está bien aprovecharse de un pichón que reparte inocencia por doquier. Pero peor está no darse cuenta de ello, y criminal es darse cuenta y mantenerlo en el tiempo.

    Lo que importa es aprender de ello.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Ey, gracias señor!! Voy a pasarme por tu sitio a ver si has hecho los deberes por fin... :p

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar