martes, 13 de enero de 2009

SI ME QUIERES, NO TE METAS

“¡¡Marrrrrrr, esta mañana me he acordado de tí!!” Es lo primero que he escuchado cuando mi hermana me ha visto esperarla a la salida de su trabajo. Me apetecía verla hoy.

Me alegra su entusiasmo y pregunto qué es lo que le ha recordado a mí.

“¿Te acuerdas de la canción de Mecano de Me cuesta tanto olvidarte? La he escuchado esta mañana y me he acordado de tí.”

“Guay, no entiendo por qué” –rectifico mentalmente al momento, adivino lo que va a hacer-.

Al tararear la canción, inmediatamente la corto: “vale, vale no te cebes.”

Insiste preguntando: “¿por qué?, ¿te pone triste?”

Pretendo distraer su atención recordándola si sabe que hoy es Martes 13. Intento fallido. Recibo una caricia inesperada en la mejilla mientras hace un gesto complaciente con la cara que recuerda a una madre dando ánimos.

...........................................................



¡¡¡POR QUÉEEEEEEEEEEEEEEE!!!¿ Por qué la gente se empeña en que estés mal cuando no te apetece? ¿y por qué cuanto más te quieren más se esfuerzan en sacarte lágrimas que en realidad no existen?

Si alguna canción me caracteriza, desde luego no es esa.

Resulta lamentable que los consejos de los que más te quieren, sean a veces los más desafortunados... La buena voluntad a menudo se equivoca.

Nadie es perfecto.

12 comentarios:

  1. Empatía: dice la RAE "Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro".

    Entiendo el "cabreo" que tienes por el comentario de tu hermana (¿es posible que sea la misma hermana que te compró ese vestido para que, al final, salieras de fiesta el pasado fin de año?). No te enfades mucho con ella, es tu hermana y cuando al fin viajes a Australia seguro que en algún momento te entrará la morriña de ese día que fuiste a esperarla a la salida del curro, porque te apetecía. Es lo que tienen las distancias, apetecer, apetece..pero caray que lejos queda.
    Ahora imagina a tu hermana en su trabajo, de repente la radio, esa canción y ella escoge ese momento para "empatizar" contigo. No la culpes por "imaginar" como te puedes estar sintiendo, porque nadie sabe lo que siente otro, por más que lo intente. Lo máximo que uno puede hacer es relacionar un hecho propio con el ajeno y claro, no siempre se acierta.
    No te enfades, mujer... Piensa que, al menos, ha intentado empatizar (aunque le haya salido fatal), pero es una característica que tienen los seres que más te quieren en este mundo..."ponerse en tu lugar, aunque se equivoquen". El resto, buenoo...de boquilla para fuera como tus "lloramigas" y otros especímenes que se encuentran por ahí.
    Se equivocan, a veces, es cierto..pero otras se ponen en tu lugar y te compran un vestido de fiesta para intentar alegrarte.
    ¿no es mala la proporción de aciertos y errores, verdad?.
    Sigue adelante, muéstrate tal y como quieres estar y los demás, los que te quieren, llegarán a verte así, fuerte, renovada y con ganas de comerte el mundo.

    Saluditos.

    P.D. Gracias por visitar mi blog, vi tu comentario.

    ResponderEliminar
  2. No, es otra hermana. Es la persona más cabal y equilibrada que conozco. Pero comete un error: es psicóloga, y tal vez por defecto profesional, o quizás por pura empatía, cuando hablas con ella, tienes la sensación de que te está analizando. Y eso, no siempre te hace sentirte cómoda, y además, no todo el mundo necesitamos el mismo tiempo de recuperación.

    Está convencida de que no he pasado el duelo necesario y “normal” que requiere una ruptura, y propicia situaciones que me toquen la fibra sensible, para desahogarme y quitarme la espina que cree que sigo teniendo. Pero la mayor prueba para cerciorarse de que se equivoca, es observar cómo me encuentro. Que yo esté bien, es positivo, no lo contrario. Que me lo pase bien, es positivo. Y si es antes de lo esperado, es aún mejor. Nadie es tan masoca como para fingir su estado de ánimo sólo por aparentar ser más fuerte.

    En esto, no hay consejos que valgan, ni procesos estándar. Cada persona lo vive de una manera. Y la verdadera empatía sería decir: “¿tú estás bien?, me alegro, lo respeto, y esta es tu decisión, para mí, la más válida”. Lo que importa es estar bien cuanto antes, y debiera ser motivo de alegría, no de preocupación.

    Recuerdo que un amigo me comentó una antigua costumbre australiana: cuando alguien muere, no se vuelve a pronunciar su nombre. Cuando me lo comentó, dije: “qué horrible, las personas necesitamos desahogarnos”. Pero si lo piensas, la idea no es tan mala.

    En cualquier caso, soy consciente de que apoyos tan fuertes, por descontado echaré en falta estando fuera. Aunque se equivoquen muchas veces :)

    ResponderEliminar
  3. Pues mira, te voy a contar una de mis batallitas:

    Días después de que mi matrimonio se había ido "a tomar viento" (y apunto para que se entienda el resto... NO LO DECIDI YO) encontré un trabajo "para casos de emergencia" en un taller de confección para hostelería; sin contrato, ni seguro, ni nada de nada, pero con la posibilidad de hacerme con unas "perritas" todos los meses, cosa que a mi hijo y a mi nos venían muy bien. Iba a ser algo temporal, porque en unos meses nos trasladaríamos a mi tierra para volver a empezar.
    Y ahí estaba yo, haciendo servilletas y manteles, cortando, cosiendo y planchando; llevándome género a casa, trabajando hasta de madrugada. Vamos "curtiéndome el cuero".
    Los fines de semana, que a mi ex le tocaba estar con el crío, aprovechaba y lo traía a la piscina de la comunidad. Mientras, yo aprovechaba para hacer más horas.
    Pues bien, a una de mis vecinas se le ocurrió la brillante idea de ir diciendo "Míralo, el pobre, viene a la piscina con su niño y ella parece como si no le hubiera pasado nada".

    What???? Pero ¿qué está diciendo esta señora?.
    Sabes?, tuve unas ganas tremendas de irme esa noche a la zona de copas e intentar "alguilar" a tres o cuatro chicos bien majetes para que al día siguiente, domingo, me acompañaran a la piscina (sólo por verle la cara a esa mujer).
    Sólo me pudo parar una cosa: el dinero, jajaja... me costaba muchas horas ganar unas pesetillas como para perderlas alegremente solo por darle por las narices a alguien.

    Por lo visto, era mejor que me hubiera pasado el día llorando, con la cabeza agachada, mendigando la lástima de todo el mundo, que tirar para delante, intentar salir del pozo con uñas y dientes, no dejar que algo así me paralizara.

    Pues no... Una está en duelo, lo justo, porque las lagrimas no solucionan nada...y encima llorar por algo que ya no tiene remedio es como perder un poco el tiempo, no?...y la vida son dos días y el primero ya va pasando.

    En fin, amiga, que te entiendo perfectamente, pero no seas dura con tu psicóloga-hermana.. Imagínate la cantidad de teorías y casos prácticos que se le deben estar pasando por la cabeza... y claro, es psicóloga, debe tener, como tenemos todos, deformación profesional, jejeje.

    Ahora estarás pensando.."anda que no le gusta a ésta "cortar un traje" ni nada", jajajaja, por lo de la deformación profesional, jajaja, pero noooo, no soy costurera, soy documentalista; lo de dar puntadas fue "buscarse la vida" y la encontré, oye.

    Saludos, Mar

    ResponderEliminar
  4. Ey, me gusta tu historia, luchadora.

    En mi caso, no tengo demasiada dificultad para soltar 4 lágrimas viendo Bambi (por ejemplo) :p Pero cuando se trata de cosas importantes, procuro no permitirme demasiados lamentos. Me incomoda más verme más pequeña si una situación me supera, que el palazo en sí.

    La gente que te quiere debiera respetarlo, lejos de entenderlo o no, compartir esa visión o no. Eso no es lo que importa. Y normalmente, no suele haber sólo un camino para afrontar las cosas, superarlas y convertirlas en aprendizaje.

    Suele ser más eficaz darse el batacazo del siglo que escuchar lo que cada uno debiera hacer en una situación personal.

    Aunque imagino que buenos consejeros, nos consideramos todos.

    ResponderEliminar
  5. Jejeje, que bueno lo de Bambi; éso es lo que yo llamo "una peli cleenex".

    Pero que conste en acta que yo no doy consejos. Tal vez, un poco de ánimo para seguir adelante (aunque no me lo pidan, soy así de enterada, jeje).
    Bueno, valeeee...tal vez defendiendo a tu hermana se me ha ido la tecla, pero es que yo también tengo hermanas y ...alguna que otra trifulca también, jejeje.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  6. Oye, yo no los cambio por nada a mis hermanos, todo sea dicho.

    Sólo es la reflexión de una pequeña orgullosa gritando el viento: "cansinos, se lo que me hago" :p

    Pelín orgullosa, no lo niego. Se que lo echaré de menos, por eso lo escribo :)

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, ¡¡GRACIAS, pesiosa!!, por si no lo había dicho.

    ResponderEliminar
  8. Por lo que leo seguro que eres alguien que realmente sabe lo que quiere, admirable! desprendes buena energia.

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja, qué morro tienes, jodio, tú juegas con ventaja, que me conoces.

    También se aprende de lo lindo con vos, ¡¡gracias!!

    ¿Para cuándo tu blog? ya estás tardando...

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, petardo, he cogido prestadas algunas ideas, espero que no te moleste :p Soy una esponja y me quedo con todo.

    ¡¡VIVA AUSTRALIA!!

    ResponderEliminar
  11. Mar... yo me centraría en la intención, que al final dicen que es lo que cuenta!

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón niña, es verdad.

    Esto tan sólo es un recordatorio para mí. Cuando esté perdidísima en cualquier rincón del mundo, seguro que me gustara leerlo :)

    ResponderEliminar