viernes, 20 de febrero de 2009

CONFUSIÓN


Un enorme interrogante me surge cuando me pregunto qué le ocurre exactamente a aquel indefenso ser humano que se encuentra bajo los efectos de lo que llamamos “amor”.


Acudiendo a mi buena amiga la RAE, me encuentro con las siguientes definiciones:


“Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.” .........


Así que, “partiendo de su propia insuficiencia”... Ya decía yo... No me he desencaminado demasiado cuando me he referido al enamorado como “indefenso ser humano”.


Pero sigamos con otra definición:

“Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear”.


¿Qué bonito, verdad?... Maravilloso. No lo estropearé con mis arcadas, es puro arte. Me ahorro los comentarios.


Sigo leyendo y me encuentro con:


“Tendencia a la unión sexual.” Ya nos vamos encaminando...


Otra más escueta:


“Blandura, suavidad.”... ¿Cómo? ¿Por qué? No siempre...


La última:


“Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.”.........


Sublime.


Me rindo... esto no aporta nada.


Lo que a mí me interesa saber es el proceso químico que se origina en el cerebro, por lo que se define amor como “enajenación mental transitoria”.


¡¡Y qué gran verdad hay en esta afirmación!! Es el resultado de decir: “Dios, estaba ciega, ¡cómo no he podido darme cuenta!”


Lo que me interesa saber es cómo narices perdemos la objetividad de lo que parece bastante evidente.


Y no,... aquí no se salva nadie. Porque el amor, cuando está metido hasta el tuétano, cuando está totalmente consolidado, ya no se racionaliza, ya te ha cazado. Ya no hay inteligencias, simpatías, valores, principios, belleza... No, ahora se llama AMOR, con mayúsculas, ahora estás bajo sus efectos, como lo estaría un drogadicto después de consumir su dosis. Ahora puedes decir que “por amor todo vale”, incluso darías tu vida, porque es lo más valioso que tienes.......................................




¡¡DESPIERTA, PILTRAFILLA!! Sólo ha sido un mal sueño. Por amor no vale todo, el amor no es lo más importante, y ni si quiera estás incompleto sin él.


Ahora, puedes pedir responsabilidades a la dopamina que ha segregado tu cerebro, no es tu culpa.





No a las drogas, por favor.



8 comentarios:

  1. Muchacha ¿no leíste el último post del maestro Punset?.
    Resulta que tenemos unas cosas llamadas "inhibidores latentes" y cuando se activan eres capaz de centrarte de tal manera que no haces caso de nada. Incluso pone como ejemplo el enamorarse.
    Por más que intenté que alguien me explicara como se ponen en marcha esos inhibidores, nada.
    Y digo yo...menos mal que son latentes y no activos todo el tiempo ¿te imaginas?.
    A mi me da que esto debe ser parecido a las "calenturas" o herpes labiales...que te dan el coñazo de vez en cuando, sobre todo, cuando te pillan "con las defensas por los suelos", pero aunque suelen ser escandalosos, terminan curándose, éso si, dejando "semilla" para volver al ataque cuando menos te lo esperas.
    En fin, Mar... tú ni caso, que uno está bien sólo....hasta que deja de estarlo. Ya sabes, el hombre es el único animal que si lo dejas, no solo tropieza, sino se come la piedra.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Esta entrada es el resultado de una conversación que me dio que pensar.

    El post de Eduard Punsent lo leí y me sorprendió ver que el cegamiento del enamorado es el resultado del buen funcionamiento de los inhibidores.

    Pues qué quieres que te diga, preferiría funcionar algo peor si con ello voy a sufrir menos...

    Qué gran frase cuando escribió "sirve de poco alertarlos de peligros reales sobre la conducta del ser amado", y qué razón tiene.

    En fin, mejor concluir con: SIN AMOR NO HAY DOLOR, y todos tan contentos :D

    ResponderEliminar
  3. Acabo de volver a ver el emotivo y enriquecedor vídeo que adjunta Eduard Punsent en su entrada "la banda sonora de mi vida", y pensando en la frase que pronuncia cuando dice que "las personas que son capaces de amar disfrutan más de la vida", concluyo diciendo que hay muchas formas de amar. El amor de pareja no es el único, y dependiendo del momento, puede ser hasta contraproducente.

    ResponderEliminar
  4. Cuando por el motivo que sea (que son varios y diferentes) el corazón pone el cartel de "Cerrado por vacaciones", de nada sirven que toquen y toquen y vuelvan a tocar, no hay nadie que abra.
    Nos es que el corazón esté deshabitado, claro que no; como dices, hay parcelas del amor que siguen cultivadas: la familia, los amigos, los hobbies, las mascotas o los demás (como humanidad). Pero una de estas parcelas tiene que permanecer en barbecho el tiempo suficiente para que un nuevo cultivo sea productivo. Sólo de uno va a depender que una nueva "semilla" germine.
    Hay quienes solo necesitan una estación, otras personas tardan varias cosechas y algunos deciden que dejan de ser agricultores para dedicarse a ser intermediarios del negocio del perejil.
    Sea cual sea la decisión que uno tome, es propia.
    Lo que pasa es que no falta quien te atosigue diciéndote "es necesario plantar ya, se pasa el tiempo" o quien quiera hacerte ver que "soy la semilla perfecta para tu parcela".
    Sea como sea, parece que nadie entiende que hayas echado el cierre porque así lo has decidido.
    Da igual, tú disfruta del barbecho y ya se verá. Nadie tiene que mandar en la tierra de otro, que para éso es tuya.
    Y si algún día esos inhibidores latentes vuelven al ataque (que los de la calle decimos "el amor es ciego), pues ya verás como la venda siempre te dejará con un ojo al descubierto. Es lo que tiene la teoría de la evolución...una vez para aprender y otra para saber, jejeje.

    ResponderEliminar
  5. Tienes que ser una mujer increíble, María.

    ¡¡Arriba el barbecho!! He dicho.

    ResponderEliminar
  6. Que razón teneis... lo cierto es que cuando cambias de actitud (profundamente) y decides retirarte y tomarte un tiempo en eso del amor, para ti (y nunca mejor dicho).De pronto sin ser muy consciente va pasando el tiempo y se cura aquello que parecía incurable, y suele dar la casualidad que en ese momento de alguna manera "bajas las defensas" porque no tienes de quien defenderte, y tu eres mas tu, y entonces zas! aparece alguien. Y ese alguien no se parece en nada al alguien anterior, porque quiza esa evolución te ha hecho valorar otras cosas.. y ahí ya si.
    (creo que no se entiende, pero juro que en mi cabeza lo tengo claro) :)

    ResponderEliminar
  7. Hombre, mientras que no se parezca en nada de nada, de NADA, vamos bien encaminados...

    De todos modos, eso es demasiado pensar para lo tranquila, a gusto y happy que estoy ahora. Perezón, perezón...

    En cualquier caso soy consciente que tiempo al tiempo. Pero eso, TIEMPO a la soltería. Y que dure el barbecho todo lo que le de la gana.

    ResponderEliminar
  8. Juas, juas....

    Mar, me río pensando que pasará por la mente de tus "allegados" cuando le sueltes... "Estoy en barbecho, dejadme", jajaja.

    Me alegro que te gustara el símil y me gusta mucho más que lo uses, jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar