jueves, 26 de febrero de 2009

LA HISTORIA DE TU MÚSICA




¿Serías capaz de seleccionar una sola canción que se haya grabado a fuego en cada uno de tus poros? ¿Serías capaz de transcribir cada una de sus notas y la reconocerías bajo cualquier situación?




El transcurso de los años no influye cuando la huella de la melodía se ha quedado marcada en tu cerebro como si de un fósil se tratase.



Si el ADN es el polímetro de los genes, la música lo es de tu vida.



Una única canción puede decir más de uno mismo que, a veces, todo un diario escrito habitualmente.



Piensa en ello y pregúntate por qué elegiste esa canción y no otra.



2 comentarios:

  1. Anda Mar...mira que liarnos de esta manera, jejeje.
    Yo no podría elegir una canción que "marcara" toda mi vida; en primer lugar, porque han sido muchas; en segundo, porque espero que sean muchas más y en tercero, y más importante, que soy una negada para el inglés y no sé que dicen, pero me gustan.
    Pero para no decepcionarte (jajaja), te contaré (anda..dilo, sé que esperas otras de mis batallitas, jajaja)... hay una canción, la oí hace algunos años por primera vez,tal vez en el momento justo y me hizo llorar de emoción y aún consigue emocionarme. Creo que siempre formará parte de mi banda sonora, aunque soy muy "bollywoodiana" y mi vida, cuando acabe, estará llena de canciones y bailes. Siempre puedes elegir entre un musical o una tragedia; me quedo con la primera, jeje.
    La interpreta Andrea Bocelli, se llama "El silencio de la espera".
    Aquí va el enlace:
    http://www.youtube.com/watch?v=5gbezPE0hb4

    ResponderEliminar
  2. Jeje, ahí está la gracia, que es extremadamente complicado elegir sólo una canción.

    Cuando digo “marcar” no me refiero a un sentido estricto. De hecho, es muy difícil que una simple canción marque toda una vida, ya que ocurren demasiadas cosas y somos un cúmulo de circunstancias y experiencias.

    Lo que sí es cierto, o al menos a mí me ocurre con la música, es lo siguiente: lo que te ha llegado a encantar en la adolescencia en cuanto a música se refiere, deja huella. Los gustos pueden cambiar considerablemente y probablemente no nazca la misma pasión y lo que antes era casi un “sentimiento orgásmico” al escucharlo, ahora provoca casi sueño. Pero siempre queda una sensación agradable al recordar esos temas aunque a día de hoy no se le saque el mismo sentido. Un enorme respeto a lo que hizo mella de algún modo cuando lo escuchabas.

    El efecto de la música es tan importante que se beneficia de este privilegio. Pocas veces se puede recordar lo que ahora no te gusta o no encaja en tu estilo con el mismo respeto.

    No había oído la canción que adjuntas de Andrea Bocelli. Algo parecido me ocurre a mí con esta otra:

    http://www.youtube.com/watch?v=if1wVeaZvUw&feature=related

    No creo que exagere diciendo que la música es capaz de cubrir huecos inaccesibles por otros medios. Si alguien afirmara que nunca se ha refugiado en la música en ningún momento... me costaría bastante creerlo.

    ResponderEliminar