lunes, 2 de marzo de 2009

EN PELOTA PICADA





No estoy tan sola como creía. Ni soy tan insignificante como me imaginaba. No necesito enmascarar mis sentimientos ni fingir frialdad. No lo necesito, porque así me lo han demostrado: “Mar, nos gusta como eres”.


No hace falta que pronuncien estas palabras para que consigan hacerte ver que no necesitas corazas ni mostrarte insensible a los que te quieren.


No es necesario que te muerdas la lengua para tener bajo control a esa lágrima que se empeña en asomarse. Ni que te niegues a solicitar un abrazo cuando te de la gana o evites recibirlo por no ablandarte.





Cuanto más insensible te muestras ante el mundo, más a flor de piel te encuentras en tu soledad.


Cuanto más empeño ponemos en activar mecanismos de defensa o tiramos de recursos que habitualmente nos funcionan para afrontar el día a día, más nos demuestran los que nos quieren que con ellos, todo eso es prescindible.


"¡¡Tía, que si te apetece llorar, llores!!, ¡¡que si te apetece cagarte en la vida, lo hagas!!, ¡¡que si te apetece darme un abrazo, me lo des!!. ¡¡Pero vale ya de fortalezas!!, que no lo eres, ni tienes por qué serlo. No te hace falta para que sigamos estando aquí".


..............................


Pues aquí me tienes, en pelota picada y agradecida de que me hayan hecho ver que me queda mucho... mucho por aprender.


Fuera máscaras y a salir del cascarón que ya se agrieta.



3 comentarios:

  1. Llevo dándoles vueltas al asunto, buscando una frase que resumiera lo que en este post dices. Y por mucho que he indagado en proverbios orientales, africanos, etc. (algunos son muy clarificadores), he llegado a la conclusión que la mejor que lo expresa es la que usa el maestro para uno de sus libros ...

    "SOMOS LO QUE SOMOS"

    Eres la luz y la oscuridad, eres la risa y la lágrima, eres lo grande y lo pequeño, eres Mar, eres tierra, eres...lo que eres y nadie mejor que tú lo sabe. Que los demás lo entiendan o no se escapa a nuestras posibilidades.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No te acostarás sin saber una cosa más. Siempre es de agradecer que los que te rodean te enseñen cosas importantes. Ahorrarse lágrimas o no exteriorizar sentimientos no es una muestra de fortaleza, sino de incapacidad.

    Hay gente a la que le cuesta mucho hablar de sentimientos. Por lo general las mujeres tenemos mayor facilidad para ello, deberíamos aprovecharnos de esto, ya que es algo positivo y no lo contrario.

    Como siempre, la virtud está en el término medio. Ni mirarse el ombligo, ni tragarse todo uno mismo hasta explotar, y más cuando haces esfuerzos innecesarios por mantenerte donde no te corresponde.

    Un buen collejón a tiempo siempre es de agradecer. "De qué vas, tía, ¿de dura por la vida?, pues te voy a demostrar que no es así. Rasco, y mira lo que sale."

    Y vaya si se demuestra...

    Siempre es bueno identificarse con un pequeño pichón al que le queda toda una vida por aprender.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar