martes, 31 de marzo de 2009

FECHAS INOLVIDABLES, PERO...





Nuestro cerebro no es un cajón desastre en el que quepa todo. Nuestra memoria es limitada. El olvido es el complemento de la memoria, pero no es cierto que por cada nuevo recuerdo olvidemos algo.


Es difícil saber qué se olvida y qué permanece en ese “almacén” de la mente. Hay recuerdos que somos incapaces de recuperar a voluntad. También hay recuerdos que duran unos segundos y desaparecen inmediatamente ya que han cumplido su finalidad.


Otros recuerdos dicen que duran toda la vida. Y yo añado que pierden intensidad según la etapa que se esté viviendo... Deben perderla.


No puede ser el mismo sentimiento para una madre que ha perdido a su hijo, acordarse de él mientras recoge por última vez su habitación, que recordarlo mientras está al cargo de un nuevo hijo.


El proceso de recuperación consiste simplemente en el paso del tiempo. Y con él nuevas vivencias que camuflen el vacío de esa habitación desierta y ahora impecable. No consiste en suplantar situaciones, sino en cubrir huecos con lo que vaya viniendo.


11 comentarios:

  1. Entiendo que es una fecha señalada para tí por algún motivo. Por experiencia te diré que hay fechas que no vas a olvidar en la vida y no creas que van a perder peso o importancia con el tiempo. Si te ha marcado de algún modo, es probable que perdure siempre (noviazgo, divorcio, pérdida...). Al menos, en mi caso así ocurre.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy especialista en cubrir huecos!!

    ResponderEliminar
  3. Está claro que hay cosas que se marcan más que otras en nuestra memoria, pero lo de la intensidad es otro asunto.
    Cuando una persona llega a vieja, realmente vieja, comienza a olvidar lo cercano y como por arte de magia vuelve a recuperar la memoria que creía perdida. Vuelven los recuerdos de la infancia, preguntan por sus familiares...hasta que momentos, tal vez días, antes de su muerte, nombran a su madre o a su padre..todo el tiempo. Tienen 90 años o más, pero llaman a sus padres. ¿Curioso, verdad?. No son capaces de recordar qué comieron hace dos minutos, pero el ayer parece tan claro que asusta.
    Mi padre que ya tiene sus años y a la memoria la llama "el disco duro". Y el suyo no deja de sorprendernos, cuando menos te lo esperas, zasss...una historia del pasado, un poema, una anécdota, un sentimiento.

    Yo tuve un hijo que no llegó a nacer...vivo. Y tengo un post en mi blog, llamado "Cuando el corazón llora" que se lo dedico a este tema. Es cierto que ya no lloro como antes, es cierto que tengo otro hijo mayor por el que mirar, pero, en el fondo, ahí agazapado entre las entretelas de mi interior, hay siempre un caudal de lágrima petrificada. Pregúntale a tu madre que hijo como dedo de su mano cortaría que no le doliera....Te diría que ninguno, porque todos, distintos, duelen...y todos son necesarios. Un hijo no tapa "el hueco" de otro.

    En fin...Mar, me alegra saber que hasta ahora has podido ir tapando todos los huecos que otras cosas o personas fueron dejando y me encantaría decirte que será así durante toda la vida, pero no voy a engañarte...Hay cosas que no se tapan con nada, aunque uno disimule.

    Besitosssss

    ResponderEliminar
  4. Uf, como un jarro de agua fría, nena. Me has hecho ver la situación desde otro ángulo y acordarme de otra situación que se puede relacionar con este tema. Ante esto sólo decir: QUÉ RAZÓN TIENES. Hay cosas que nunca se olvidan. Ni ganas, ¿eh?, que todo va al currículum de la vida y es necesario aprender de todo.

    El comentario del segundo anónimo me ha hecho recapacitar en la horrible expresión de "cubrir huecos". Mis disculpas. No se trata de cubrir nada, sería cuanto menos, injusto. Simplemente cuenta vivir, disfrutar, aprender y cuestionarse poco más.

    Cubrir suena a trauma, a segundo plato, a migajas. Y para nada es el caso.

    ResponderEliminar
  5. Vale, entre todos habéis dado un giro a la entrada y ahora al leerla le doy otro sentido totalmente distinto del que lo tenía cuando lo escribí.

    No la borraré, ahí queda, pero me habéis hecho darle al coco sin prentenderlo.

    ResponderEliminar
  6. De eso se trata...de aprender, a veces, mirando desde los ojos del "otro". Tal vez por eso se diga "cuanto más se, más dudo", porque la verdad es relativa.

    Si nuestros comentarios han servido para darle un giro a tu entrada...para bien, entonces ésto de blogear por blogear funciona, eh?, jejeje.

    Que tengas un buen fin de semana y mira..a ver donde te metes este sábado in the night a ver si te vas a encontrar a un "elemento" como la vez pasada, jajaja.

    Besitos, Mar...siempre es un placer volver a tu blog.

    ResponderEliminar
  7. Blogear es un ayuda más de lo que parece. Sin contar con que es un pequeño vicio...

    Esta noche estaré de concierto y después de camino a un viajecillo express de vacaciones, así que me imagino que será tranquilito en la medida de lo posible.

    ¡¡Beeeeeeeeesazo!!

    ResponderEliminar
  8. Toma ya... estoy todavía dormida. Quería decir que blogear ayuda más de lo que parece.

    ResponderEliminar
  9. La memoria es ilimitada. Nada, pasaba rápido por aquí y sólo quería comentarlo xD.

    ResponderEliminar
  10. Interesante blog. Uno más para la lista. Por lo que he podido ver, guardamos algunas cosas en común. Lo leeré con más detenimiento.

    ResponderEliminar
  11. Por cierto, ártico... así, para crear un poco de polémica. Ya que la memoria es ilimitada, intenta recordar tu primer día de vida.

    Imagino que tu comentario es totalmente irónico.

    ResponderEliminar