sábado, 30 de mayo de 2009

CUENTA ATRÁS.............. ¡¡QUÉ SUERTE!!





Todo listo para partir dentro de algo más de un mes. Finalmente el destino no es Australia, sino un pelín más lejos: NUEVA ZELANDA, Auckland!!




Levantarse por las mañanas con el objetivo en mente, y acostarse del mismo modo es algo que no me ocurría desde........ hacía tiempo.


¿Lo mejor de todo? No lo pienso demasiado por miedo a echarme atrás. Pero si lo pienso....... la piel se me enerva, los ojos me chispean y la nariz me hormiguea.


Tal vez sea la emoción que necesitaba en mi vida. En realidad me siento afortunada por sentir algo así. Las cosas han ido como debían, y no ha sido sólo gracias a mí.


¡¡¡¡GRACIAS, Vida!!!!


martes, 26 de mayo de 2009

EN PELOTA PICADA II




Hace poco, influenciada por una entrada que abrió María Hernández, decidí añadir un nuevo gadget a través del cual quedaba reflejado la fuente a partir de la que entra cada usuario al blog.



Debido al éxito de una de las entradas, he optado por titular a ésta exactamente igual seguida de....... dos palitos.



Bueno...... “éxito”...... relativo dependiendo de con qué se compare. Partiendo de un modesto blog, en el que tengo el honor de contar con dos o tres lectores asiduos -que parecen haber firmado contrato conmigo- ... (no hablaré muy alto por si acaso...), dicho éxito es importante.



Lo divertido de este nuevo programa con el que cuento es observar la búsqueda que han realizado aquellos perdidos que han acabado en este blog de pacotilla...



Y te encuentras con cosas curiosas......... muy curiosas.



Te encuentras con que más de uno, y de dos, y de tres desafortunados de distintas partes del mundo, han acabado en tu sitio buscando desesperadamente MUJERES EN PELOTA PICADA!!



Entonces, a mí me entra un desazón terrible imaginándome el chasco de aquel que sólo busca una alegría para el cuerpo... Pero me divierte y me sorprende. Sí, nunca hubiese imaginado que la entrada más intrascendente pudiera ser la más visitada por un motivo semejante...



Como iba diciendo, he decidido titular a esta entrada, como la segunda parte de la que causó este furor. Es una simple prueba para demostrar que........ hay cosas que siguen rigiéndolo todo. Hasta el más insignificante blog, podría hacerse millonario si se dedicase a recaudar dinero adjuntando anuncios pornográficos...



Siguiendo con el tema de los títulos de nuestras entradas... En ésta no va a haber ninguna relación entre lo titulado y lo descrito. Pero ¡¡da igual!! No va a ser ni mucho más leído ni mucho menos. Lo que importa es el impacto que causa el título de aquello que se escribe; bien sea una canción, un libro, un blog, el titular de una noticia... Lo que contiene a menudo es irrelevante para la mayoría de los que lo leen. Y me atrevería a decir que dependiendo de la intención que el autor quiera ponerle en el primer párrrafo, la reacción del lector será continuar o cerrar la ventana.



Los pequeños detalles, cuentan, y casi siempre son los que hacen que tu lugar se convierta en un sitio de paso o bien en una nueva adquisición para seguirle la pista.


No gustar a todo el mundo es el precio que cuesta mantenerse íntegro.


domingo, 24 de mayo de 2009

HABLANDO DE ROLES...¿QUÉ POSICIÓN OCUPAS?




Está claro que todos desempeñamos un determinado rol dentro de una comunidad.


En un grupo de amigos no siempre es demasiado evidente la función que desempeña cada persona. Pero profundizando un poco, fácilmente se acaba encontrando.


En cambio en las relaciones familiares es muy evidente el papel que juega cada miembro dentro de su entorno. Esto es algo que discutirían las más radicales feministas, pero la evidencia cae por su propio peso.


Sin ir más lejos esta mañana, aprovechando que he llegado una hora antes al trabajo, me he dedicado a leer un libro mientras saboreaba con calma mi té con leche.


Pocas veces algo me distrae cuando estoy absorta en la lectura, pero ésta ha sido una de ellas.


La estampa que tengo en frente, a simple vista no tiene mayor trascendencia: una familia integrada por un matrimonio y dos hijos.


Lo que llama la atención es levantar la cabeza mientras pasas las hojas de tu libro y observar que el padre (más bien se podría decir, patriarca) no ha cambiado de posición en los 45 minutos que llevas leyendo.


En ese transcurso ha dado tiempo a una conversación entre la madre y el hijo acerca de sus estudios. Y a una llamada telefónica en la cual la madre ha desaparecido, para posteriormente pasar el teléfono a su hijo que hace exactamente igual que su progenitora.


Entre tanto, la niña prácticamente se duerme del aburrimiento e intenta llamar la atención de su padre quejándose repetidas veces de un dolor de barriga. Pero leer el periódico resulta más interesante, por lo que el padre no hace demasiado caso.


Cuando por fin la conversación telefónica finaliza, la madre se percata del mal aspecto que tiene su hija y sugiere a su marido: “cariño, creo que deberíamos irnos, esta niña tiene mala cara, le ha subido la fiebre”.


Como impulsado por un resorte, el padre cierra de inmediato el periódico y al mirar por fin la cara de su hija, le pregunta: “¿qué te pasa princesa?”.


Si alguien hubiese tenido el valor de levantarse de su sitio para corregir la conducta de ambos padres, probablemente le hubiese aplaudido.


Y es que, ser padres debiera ser un privilegio inaccesible para algunos.


Observar situaciones como éstas prueban el autocontrol de quien lo está viendo y no puede hacer absolutamente nada.



viernes, 22 de mayo de 2009

HAY MOMENTOS...




... en los que parece que todo se tuerce.


O mejor dicho... preferiríamos que todo se torciera para tener algún motivo con el que excusar nuestra cobardía.


Hay momentos en los que la incertidumbre es demasiado intensa y deja de divertir para dar paso a una desagradable ansiedad. No es miedo, es no saber lo que te depara el futuro...


Es dibujar una incógnita en tu cabeza cuando lo que acostumbras es a decir un sí certero, o a negar rotundamente.


Hasta ahora has tachado lo que ya has hecho para anotar con seguridad lo que harás mañana.


Ahora confías en que todo vaya como tiene que ir. Como sabes que va a ir, pero no quieres creértelo del todo, porque es mucho más cómodo lo previsible de tu anterior vida.


A veces, serías capaz de retroceder en el tiempo sólo por no vislumbrar lo que te depara el futuro.


Pero sólo son momentos...


A veces, preferirías quedarte con la misma discusión recurrente que sabes que será lo que destrozará finalmente tu relación.


A veces, seguirías saliendo con la misma gente y por los mismos sitios porque es lo único que conoces.


A veces, te quedarías como estás por miedo a un cambio en tu vida.


Pero sólo son momentos...


Porque sabes que ese cambio es para bien, que las cosas van a favor, y que en el peor de los casos.........


¿Cuál sería el peor de los casos?


Si ni si quiera hay respuesta, tampoco hay motivo de preocupación.


Sólo, son momentos.


miércoles, 13 de mayo de 2009

PERFECTA FELICIDAD




¿Será verdad que por cada puerta que se cierra se abre un ventanal? ¿Será cierto que la naturaleza es tan sabia como aseguran?


Desde el punto de vista biológico la felicidad no puede plantearse. El hombre biológicamente feliz no puede darse. Desde la psicología, cada individuo se comporta de manera diferente frente a la felicidad. Unos la encuentran con facilidad, otros necesitan grandes esfuerzos para hallarla y algunos nunca la encuentran. Y según la sociología frente a la infelicidad social, surge la felicidad interiorista.


El ser humano busca constantemente la felicidad y no sólo eso, sino aquello que le proporcione equilibrio. Será por ello que está abocado a vivenciar intensamente experiencias muy positivas y desvalorar aquellas que producen lo contrario. No es casualidad que sólo mediante este mecanismo innato consigamos el bienestar.


Cada vez estoy más fascinada con la perfección humana. Si todo funciona correctamente, la predisposición para acumular más experiencias positivas que negativas es innata. Los sofisticados mecanismos a los que recurrimos para paliar el dolor sólo son un regalo de la naturaleza. Cada uno de los traumas superados es fruto de la adaptación.


Ningún ser humano es capaz de sufrir eternamente sin perder la cabeza.



Lo que sí tenemos predisposición es a creer que lo que hoy pensamos, es verdad absoluta, cuando en realidad, el tiempo nos la niega.


La naturaleza no falla, cuando una puerta se cierra, existen tantas abiertas como interés tengas en atravesarlas.


Aunque un portazo en las narices necesita recuperación, el tiempo siempre muestra un camino de salida que, con suerte, es mucho mejor al anterior.



sábado, 9 de mayo de 2009

EL PRECIO DE NO SER DORI





“Tras un accidente, un atraco, una violación, la muerte de un ser muy querido... ¿cuánto daríamos por olvidar? Nos encantaría hacer borrón y cuenta nueva y seguir con nuestra vida como si nada hubiera pasado. Al parecer, una pastilla, descubierta por investigadores de la Universidad de Ámsterdam, puede ayudarnos a conseguirlo.” (.....)



Así es como empieza un artículo bastante interesante, que sorprendentemente encontré hace poco en una revista de encefalograma plano.


Gracias a esta pastilla, que debe ser administrada por un psicólogo o psiquiatra, se pueden reducir los miedos del estrés postraumático.



Parece ser que la dichosa píldora llegará a nuestro país en un par de años...



Ante tal impacto, no pude por menos que preguntarme: ¿esto puede ser bueno? ¿Tal aberración no pasa factura al cerebro?


A la espera de este nuevo “hallazgo” en España se está trabajando con técnicas mucho más inteligentes y saludables. Mecanismos tan sorprendentes como el movimiento de los ojos de un lado a otro o ejercicios de respiración han demostrado que disminuyen el dolor y ayudan a superar situaciones estresantes. Además, enseñan a la víctima a afrontar sus propios miedos y a controlar por sí misma la situación que le supera.


Da verdadero vértigo simplemente imaginar que tu bienestar dependa de una pastilla. Y mucho más pensar que si puede borrar lo malo, puede hacer exactamente igual con lo bueno.


Y lo peor de todo es que sin memoria, para bien o para mal, no somos absolutamente nada.


El precio de tener memoria es aprender a lidiar con lo bueno y lo malo que nos vaya ocurriendo.


Todo un aprendizaje digno de retar.



domingo, 3 de mayo de 2009

SOY UN PICHÓN





En el trayecto del trabajo a mi casa me pregunto mentalmente por el menú que toca hoy para comer. Y bien podría ser alpiste, porque a pichón, no me gana nadie.


Suelo cometer el error de creer en la sinceridad de las personas, hasta que se demuestre lo contrario. Bien podría hacer a la inversa: desconfiar de primeras hasta que se demuestre lo contrario...



Lo cierto es que la mentira no es un crimen. Tan sólo una estrategia que siempre esconde un determinado objetivo.



Pero a menudo, intuimos que la otra persona va a actuar como tú. Damos por hecho que lo que a ti te sale de manera natural, es común al resto de la humanidad. Pero la realidad es muy distinta. Muchas veces hay un abismo entre lo que tú haces, lo que hacen los demás y lo que te gustaría que hicieran.



No me planteo bajar el listón de exigencias, pero tal vez sí el de expectativas. Esperar poco y recibir de sorpresa lo que vaya viniendo tampoco suena mal.



Y tú, si fueras un animal, ¿cuál serías?




sábado, 2 de mayo de 2009

CORTES DE DIGESTIÓN




Hoy no toca comer. Lo he decidido mientras hacía la comida. Al recibir una llamada y comentar mi fin de semana, he tenido el honor de escuchar la historia más repulsiva que podía oír antes de comer.


Mi respuesta ante la curiosidad de quien me preguntaba fue: “Después de ver el concierto de Vetusta Morla, fuimos a un kebab porque no habíamos cenado”.


“¡¡Mar, cómo se te ocurre!!, por Dios, qué asco...”


Previsible contestación la mía: “anda, déjate de racismos de una vez.”


“Tía, ¿pero sabes qué hacen los moros con su mano izquierda?”


“No se si quiero saberlo, pero deja de decir tonterías.”


“En serio, no usan papel higiénico.”


Dichosa mente explícita que tengo, me imaginé la desagradable escena que me estaba insinuando: “¿me quieres decir que utilizan la mano izquierda para lo que me estoy imaginando?”


“Sí, en concreto este dedo”.


“Por Diossssssssssssssss, ¡¡¡por qué me lo cuentas ahora!!!”.



viernes, 1 de mayo de 2009

¿Y TÚ QUÉ SIENTES?





Cualquier ser humano por duro que quiera mostrarse anhela el calor del afecto y la amistad. En realidad es la emoción la que nos hace sentirnos vivos. Si no existiera el lado lírico de los sentimientos ni si quiera el arte tendría sentido. Es imposible disfrutar la música sólo desde su aspecto cognitivo. Es imposible crear una emoción mostrando sólo capacidad técnica para la poesía. Pero más aún, es imposible mantenerse templado frente a unos ojos vidriosos por las lágrimas, o no contagiarse con una risa pegadiza.


Parece ser que no existe tal imposibilidad. Parece ser que esta carencia existe y quien la padece, paradójicamente, sufre un calvario diario.


Su sino está predestinado en función de las malas pasadas que sufre su mente cada poco.


Es común encontrarse con personas con un elevado CI y escasa Inteligencia Emocional. Esta carencia pasa factura en su vida cotidiana. Y yo me pregunto si realmente, si te toca, hay que resignarse a esto, cuando es evidente que existe capacidad y valía.




Mi hallazgo lo debo a la búsqueda de este grupo:



Va por ellos, grandes!!