domingo, 7 de junio de 2009

¿TRABAJO, VOCACIÓN Y OCIO?... ¡¡MARCHANDO UNA DE RISAS!!




Cuando el trabajo y la vocación se convierten en una misma cosa, debiera emplearse la palabra MILAGRO. Porque es una auténtica lotería encontrarse con alguien que disfrute con su trabajo.



Que el trabajo resulte placentero implica que serías capaz de desempeñarlo aunque no te pagaran por ello.



Y yo me pregunto cuántas veces ocurre esto. Qué tipo de profesiones se benefician de algo así y por cuánto dura.



Como estudiante que sigo siendo, prefiero pluriemplearme por pocas horas que estancarme con un trabajo aburrido que por un motivo u otro, no me convence del todo.



Y probando, probando, a veces encuentras cosas interesantes. A veces descubres facetas desconocidas para ti que no te han enseñado en la carrera. Y a veces descubres que tu trabajo cobra sentido cuando los demás se lo dan, cuando les haces feliz por un momento y parecen olvidarse de todas sus preocupaciones.



Lo que acepté por ser un trabajo bien pagado por una tarde, resultó ser una de las experiencias más divertidas que he vivido en el mundo laboral.




Y es que hacer reír es un arte. Observar a una anciana en silla de ruedas disfrutar gracias a ti, de la que probablemente sea la última comunión que celebre en su vida, es muy gratificante. Desterrar los complejos para desinhibirte, aprovechar tus despistes para transformarlos en talento, conseguir una carcajada de lo más simple. Sacar precisamente la simpleza que todos tenemos... y que te paguen por ello es un auténtico lujo.



Y cuando te presentan como “la payasa” para el evento de esta tarde y añades como guinda: “ejem...perdón, PAYASA PROFESIONAL”, tu mente se abre 180º, destierras prejuicios que te han enseñado en la universidad y agradeces a la anciana los minutos que ha compartido contigo y que le han dado sentido a lo que consideraste como “trabajillo de segunda” para ganar un dinero extra.



Y es que los niños son una gracia, pero lo mejor de todo es descubrir que aunque nos acerquemos a la centena si la situación lo propicia, podemos sacar nuestro lado más infantil. De este modo, cobra sentido aquella expresión de: “todos llevamos un niño dentro”.


4 comentarios:

  1. Vaya, Mar...no sabía que fueras "payasa profesional", porque payasos "a secas" podemos serlo todos alguna vez, pero con categoría, es decir, con intención de serlo, reconocerlo y agradecerlo son pocos los que se atreven.

    ¿Cuánto vale una sonrisa? ¿cuánto vale una sonrisa de quién siente que no la tiene? ¿cuánto vale una sonrisa de quién no sabe que la tiene y la descubre?. Si alguien conoce el valor de ésto, sabe cuánto sueldo "no remunerado" cobra un payaso profesional.

    Cuando la luz de un rostro está velada y alguien logra, provocando una sonrisa, que esa cara se ilumine, se lleva mucho más que unos euros.

    Mar...gracias. Te las doy a ti por todas esas sonrisas que puedas hacer brotar y por las que, en un día del pasado, le hicieron brotar a la persona que más quiero en esta vida.
    Como dice ese slogan publicitario... "hay cosas que no tienen precio..."

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. María, yo tampoco lo sabía... :p Había hecho ya animaciones para niños, pero nunca con adultos y ha resultado ser mejor todavía.

    Tengo un popurrí laboral importante. A veces está relacionado con mi formación y otras no. Y a veces, te llevas sorpresitas de este estilo que no te esperas. Y sólo por tener demasiados prejuicios.

    Después de esto, miras tu entorno de otro modo, y te sientes más afortunada.

    ResponderEliminar
  3. Saludos!
    Muy buena entrada. Yo, a mis "taitantos años" he cambiado a menudo de actividad. Me licencie en Química.. me gustaba la ciencia, y descubrir. Tener esa complicidad con los descubrimientos, explicarle a mis sobrinos o amigos el por que de ciertas cosas.
    Pero.. no me iba a dar a comer un tesis, asi que la dejé y me largue a Madrid, y me hice "medio informatico".. aún no he terminado los estudios. Pero llevo 7 años trabajando de eso.
    Y ahora, pues viviendo en el paralelo 64, sin trabajo y pensando en cambiar de actividad.

    Pero puede que cambie la actividad... por que como tu.. a que somos valientes? a que tenemos un par de.... :D

    Saludos, he vuelto al blog.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Me alegrooooooooo!! ¡Genial! gracias por volver al blog. Te sigo.

    ResponderEliminar