domingo, 12 de julio de 2009

KIA ORA!!






Tras 6 días en las antípodas, superados totalmente los efectos del jet-lag, me encuentro lo suficientemente despejada como para escribir. Hubiese preferido hacerlo en los momentos críticos, para plasmar exactamente lo vivido, pero las fuerzas escaseaban. Intentaré recordar cada instante.



Tras despedirme en Madrid de mi familia, mi tranquilidad era sorprendente. Incluso los días anteriores fueron de lo más calmados para mí. Obviando el trajín de gestiones y papeleos necesarios para partir, mi estado de ánimo era de lo más calmado. Hasta el punto de que la maleta la terminé de hacer el mismo día de mi partida.



Algo sorprendente para mí, porque creía precisamente que el nerviosismo iba a aumentar a medida que se acercaba la fecha de partida. La única explicación que encuentro es que todas mis dudas y miedos ya las había vivido con anterioridad.



Sólo en el momento de despegar del avión sentí ese inconfundible hormigueo en el cuerpo, y no disimulé mis lágrimas al divisar todo Madrid desde arriba. No había motivo alguno para reprimirse, y tampoco me apetecía evitarlo esta vez…




Nunca antes había estado tan cerca de la libertad. Estaba traspasando la barrera que separa la dependencia de la libertad, pero aún no podía tocarla. Sólo estaba rompiendo cadenas, tampoco me planteaba demasiado más.




La emoción inicial fue perdiendo intensidad y cobrando la normalidad que puede tener cualquier viaje rutinario.




No recuerdo demasiado de las escalas realizadas, así que obviaré detalles irrelevantes… Sólo mencionaré algo que me repetí mentalmente varias veces durante el insufrible trayecto en avión: “si hay una segunda vez, viajaré en bussiness class, o bien, me cortaré las piernas”.




Al llegar a la aduana, me arrepentí de mi elección. “Nueva Zelanda no era el mejor destino para alguien como yo”, me dije mientras una mujer con cara de bulldog me cacheaba. Como todo el mundo fuera como ella, iba a tener serios problemas para encontrar mi sitio…




Pero evidentemente, me equivoqué. Como casi todo lo que se juzga por una primera impresión.



La gente es extremadamente amable. Hasta límites inimaginables para alguien procedente de Madrid. Esta amabilidad innata aumenta al descubrir tu procedencia. Algo sorprendente, ya que sospechaba que iba a resultar una dificultad añadida.



6 días son muy pocos para encontrar algo negativo. Seguiré viviéndolo como se merece…




8 comentarios:

  1. Muchas felicidades por lo que estás viviendo, es emocionante el leer tus primeras impresiones.

    ResponderEliminar
  2. Me emocionado al leerte... y me alegro mucho que las cosas vayan bien.

    un beso gordo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Floppy!! si te animas, ya sabes.

    ResponderEliminar
  4. Lyssssss, mi chica!! mantenme informada tambien tu.

    No os imaginais la ilusion que hace leeros...

    ResponderEliminar
  5. YO también me alegro mucho de que estés disfrutando de esas tierras. te seguiré leyendo..

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Sabes que los primeros en llegar fueron españoles a nueva zelanda...jajjaa estamos en todas partes. sigue escribiendo es la forma de sentirnos aventureros por un moemento.

    http://www.easyviajar.com/pais/nueva-zelanda/informacion.html


    Fechas históricas
    Nueva Zelanda
    Hacia el siglo XII, los primeros colonos polinesios se establecen en Nueva Zelanda.
    En el siglo XVI, buques portugueses y españoles realizan una expedición a las costas.
    En 1642, el neerlandés Tasman recorre y bautiza el país con el nombre de su provincia natal.
    En 1769, James Cook llega a su vez y toma posesión de Nueva Zelanda bajo la Corona británica.
    En 1840, los jefes maoríes y la reina Victoria firman el Tratado de Waitangi. Incorpora Nueva Zelanda al Imperio británico.
    Durante la segunda mital del siglo XIX, hay desavenencias entre los colonos europeos y las tribus maoríes.
    En 1907, Nueva Zelanda se convierte en dominio de la corona con un gobierno autónomo.
    En 1947, el país entra en la Commonwealth.
    En 1984, David Lange llega al poder.
    En 1985, tiene lugar el caso Greenpeace, tensas relaciones con Francia.
    En 1989, el laborista Geoffrey Palmer se convierte en Primer Ministro.
    En 1990, Catherine Tizard se convierte en Gobernador General y Jim Bolger en Primer Ministro.
    En octubre de 1993, el Partido nacional de Jim Bolger gana con poca diferencia las elecciones generales.
    En diciembre de 1997, el Partido nacional llega al poder con Jenny Shipley.

    ResponderEliminar
  7. Ars, hace tiempo que no me paso por tu blog!! me lo has recordado ahora. Te sigo yo tambien....

    ResponderEliminar
  8. Gracias, torpedo!! el link que me pones es muy interesante.

    ResponderEliminar