lunes, 10 de agosto de 2009

¿¿CUÁNTO TIEMPO??





















Imagínate que estás en frente del genio de la lámpara mágica y sólo tienes que pronunciar tu deseo para que se te haga realidad......




¿Elegirías el placer más efímero, o preferirías que se alargara en el tiempo?




Cuando sólo tienes tres meses para disfrutar de esa ilusión que dibujó tu mente, aunque aún no lo creyeras, cada minuto que vives tiene una importancia sustancial.




Cada persona que conoces es relevante, y cada conversación que mantienes dobla su importancia porque sabes que lo que estás viviendo tiene fecha de caducidad.




Me pregunto por qué el ser humano es, a veces, tan sumamente necio. Si nos adivinaran el día de nuestra muerte, los últimos meses que viviríamos serían los más intensos y conscientes. Tan sólo porque sabemos que lo bueno se va a acabar pronto.




El objetivo no es vivirlo a tope, sino vivirlo con sentido. A veces hacemos complicado lo que en realidad es tremendamente sencillo... Casi siempre que algo nos produce miedo es por desconocimiento. Pero la acción siempre pesa más que el castillo en el aire que nunca podrás tocar...




Siempre he dicho que soñar es de débiles, pero me permitiré hacer una pequeña modificación al respecto: fantasear es de débiles, conseguir tu sueño, de luchadores.




Es cierto que necesitamos sueños para colorear nuestra existencia. Pero hacerlos realidad es un placer que no todo el mundo puede permitirse. Porque para conseguirlo, no hace falta ganas, sino poner tu vida en ello. Y el premio resultante es la mayor lotería que le pueda tocar a uno.




Pero sabes que se va a acabar. Y aunque no quieres pensar en ello, te gusta experimentar la emoción que produce el saberlo.




Necesitas saber por cuánto tiempo se va a quedar la persona con la que estás hablando. El vínculo que se haga, dependerá de su respuesta… A menor tiempo, más ganas de querer absorber cada minuto…




Vuelvo a cuestionarme la estupidez humana por su necesidad de límites para aprovechar su vida.




Pero en realidad es sencillo, intenso y placentero…



Dure lo que dure…



9 comentarios:

  1. Hola Mar:

    ¡Qué gusto leerte!, jejeje.

    Verás, el único problema que le veo a ponerle "fecha de caducidad" a las vivencias es que la idea del "se acaba" nuble el disfrute de lo que se está viviendo. Pero si en lugar de "llorar la muerte" antes de que ocurra, te permites disfrutar lo que te llega, entonces será más "sentido".

    Tú hablas de tu sueño, de tu viaje y de tu aventura, yo te hablo desde otra experiencia, más triste. Cuando mi hijo enfermó siendo tan pequeño, cada uno de sus besos era como el último o, tal vez, uno de los últimos que me diera. En lugar de disfrutar de ellos, me castigaba haciendo un "foto" del mismo para recordarlo, para que esa sensación no terminara por desvanecerse nunca. No podía evitarlo, de verdad. Fueron besos "muy amargos", risas "muy tristes", abrazos "muy cortos" y todo porque sobre él pendía la amenaza de una fecha de caducidad.

    Afortunadamente no fue así y hoy sigo recibiendo esos besos, esas risas y esos abrazos, pero soy consciente de que me perdí otros besos, otras risas y otros abrazos mientras mi corazón lloraba.

    Aprovecha tu sueño, Mar...disfrútalo mucho hasta el final y cuando acabe, sueña otro y apuesta por ello.

    Lo que la oruga llama muerte, el resto del mundo lo llama mariposa.

    Un besote grande, mi niña-kiwi

    ResponderEliminar
  2. hola!!!

    cuanto tiempo??? mmmmm un dia y medio para empezar el viaje... 3 dias y algo para estar en auckland... hehehe.

    espero que nos veamos y nos tomemos un cafe o algo asi por alli...

    un beso

    ResponderEliminar
  3. Siempre he dicho que soñar es de débiles, pero me permitiré hacer una pequeña modificación al respecto: fantasear es de débiles, conseguir tu sueño, de luchadores.
    Estoy contigo, es de luchadores conseguir tu sueño, y me alegro tener una amiga que luche por ello y lo haya conseguido.

    Disfruta...un beso gordo!!!

    ResponderEliminar
  4. María, me imagino que hay que vivir tu situación para saber de lo que se habla. Una madre nunca podrá asumir la muerte de su hijo, biológicamente es antinatural. Es normal que fuera imposible disfrutar de su presencia en esos momentos, como buena madre que eres.

    Me alegro que todo se quedara en un susto. Desagradable y doloroso, pero no fue el fin.

    En cualquier caso, hay veces que no podemos batallar contra lo que está escrito con tinta indeleble. Si hay que llorar, toca llorar. Si haces oídos sordos, tu organismo protestará más tarde.

    Todo son etapas, y lo que cuenta es superarlas para estar bien. El aprendizaje, al final, siempre merece la pena aunque el camino sea duro.

    Como aquel que llega a la cima de la montaña y puede divisar todo el panorama. Chute de adrenalina para el cuerpo!! :p

    ResponderEliminar
  5. Ok Javi, ya sabes mi e-mail, así que, cuando llegues, dame un silbidito!!

    ResponderEliminar
  6. Inma, si tienes oportunidad de traerte a tu maromo aquí, lo disfrutaríais a lo grande!! Qué tal como luna de miel???

    Si os lo montáis bien, puede salir más barato de lo que parece...

    ResponderEliminar
  7. tomo nota y me lo apunto, teniendote a ti ahi, se que seria una luna de miel deliciosa....estara en mi lista de posibles viajes.

    disfruta preciosa.

    ResponderEliminar
  8. La vida tiene fecha de caducidad, así que hay que vivirlo todo así. Estás en el momento adecuado para ser feliz sin más, y dejarte llevar, y puede durar mucho tiempo, no pienses en ello, deja que pase :)

    ResponderEliminar
  9. María, cuánta razón, chiquilla. Ahora sí que es un Carpe Diem literal...

    ResponderEliminar