lunes, 3 de agosto de 2009

HUMOR AMARILLO Y LA ULTIMA BANANA

El miercoles pasado, al llegar a casa, me sorprendio encontrarmela vacia. En la cocina, mi homestay nos habia dejado una nota avisandonos de la hora a la que llegaria.



Estaba hambrienta, pero preferi esperar a Nanae, mi companyera japonesa para cenar con ella.


Al dirigirme hacia el banyo, senti la curiosidad de abrir una de las puertas de las habitaciones que no conocia.



Sin duda alguna era la de mi homestay, las fotos la delataban.



Antes de volver a cerrar la puerta, mi mirada se detuvo en la mesilla de noche. Algo llamo mi atencion...


Era una enorme banana al lado de la cama. Me acerque para comprobar que no fuera parte del decorado.


Al preguntarme por el motivo de esa fruta en un lugar tan inusual, tuve que responderme: "Mar, no seas mal pensada, la buena mujer que te ha ofrecido su casa tiene 70 largas primaveras..."


Inmediatamente cerre la puerta, no queria ver mas.



Intente distraerme haciendo tiempo hasta que llegase mi companyera. Estaba deseando que viniese...


En cuanto llego, le pregunte si sabia lo que habia detras de esa puerta, y al decirme que no tenia ni idea, le sugeri que echara un vistazo.



Abrio la puerta, y tras soltar una serie de interjecciones debido al desorden, recorrio visualmente toda la habitacion.



No queria influenciarla, asi que solo pregunte si le gustaba.


Un segundo vistazo fue suficiente para que su mirada se detuviera en el mismo lugar en el que lo habia hecho antes la mia.


Su gesto de no entender nada me hizo estallar en una carcajada que contagie a mi amiga.


Cuando se nos paso, Nanae sugiere inocentemente: "Tal vez sea la ultima banana que queda y Helen la quiere solo para ella."


"Mmmmmmm, puede ser...", conteste mientras nos dirigiamos hacia la cocina.



De nuevo, estallamos en una carcajada al comprobar que el frutero estaba lleno de platanos.


Esa noche preferi cambiar mi costumbre y optar por un kiwi como postre.





Y por un momento, anyore esas conversaciones en espanyol que te hacen reir hasta llorar... Aunque nunca me hubiese imaginado que una inocente japonesa llegase a ser tan divertida.




5 comentarios:

  1. Mujer, sería porque tu homestay tiene el potasio algo bajo y para evitar temblores nocturnos guardaba el plátano en su mesita de noche, jajaja.

    Por cierto ¿no sería un plátano de Canarias, no? Porque los kiwis que me como aquí vienen de Nueva Zelanda. Y no creas, es algo que siempre me ha impresionado, la de kms que tiene que recorrer los kiwis para que terminen en mi mesa.
    ¿Te había dicho que me encantan?...seguramente no, pero así es. Me gusta su color, su olor, hasta su piel aterciopelada. Me encanta partirlos por la mitad y observar "el dibujo" que forma en su interior..es espectacular. Aunque si te digo la verdad, me gustan más la variedad Gold que la Green.
    Oye que bien me suena el nombre de tu compañera japonesa...Nanae...me gusta.

    Cambiando de asunto, se te ve "rara" escribiendo sin eñes, jejeje.

    Recibe muchos besos y abrazos y cuídate mucho, mi Niña-Kiwi

    ResponderEliminar
  2. Jeje, que mala eres... sin enyes y sin acentos... Con la rabia que me da!! Todo depende de donde escriba, si lo hago desde mi portatil, no hay problema. Pero estando fuera de casa, no me queda mas remedio que escribir asi, sorry.......

    La verdad que el verdadero motivo de que estuviera ahi el platano no lo se. Me cuesta mucho pensar que sea para hacer... trabajillos manuales nocturnos... ejem. No me pega, sinceramente. Seguro que hay una explicacion, aunque tampoco sea demasiado relevante para mi.

    Y la verdad que no, no tienen pinta de ser de canarias en absoluto jajajajaja.

    Los kiwis a mi no me gustaban, hasta que llegue aquui!! Y mucha gente dice que los amarillos son peores, pero a mi me gustan mas, estan mas dulces!!

    La verdad que son majetes los kiwis, por dentro. Pero la textura por fuera, da un poco de repelus, no??

    Los amarillos sin embargo, estan suavitos...

    Por cierto, los kiwis de animal me parecen horrendos. Aqui los adoran, pero nunca se me ocurriruia regalar uno de souvenir, que cosa mas grimosa!!

    ResponderEliminar
  3. Los kiwis de "comer" los conocí no hace demasiado tiempo, 15 años a lo sumo, cuando entraron a formar parte de nuestra cesta de la compra. Antes eran totalmente desconocidos por estas latitudes.

    En cambio, el "pájaro Kiwi" lo conocí cuando era pequeñita porque venía un dibujo en las antiguas latas de betún para los zapatos. A mi lo que me gustaba era el cierre de la lata, pero el bicho estaba ahí.

    Más tarde me enteré que era considerado como "el pájaro oficial" de Nueva Zelanda, aunque nunca he visto ninguno de verdad.

    Sácale una foto al bicho y cuélgala mujer, así veremos todos de qué clase de bichos te rodeas en esas tierras.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Muy buenas!! Pues antes de venir me creía que me iba a encontrar kiwis (de animal) por todos lados. Pero en absoluto es así. Están en peligro de extinción y es una especie que está muy cuidada aquí. Sólo los ví en el zoo, pero en jaulas oscuras, ya que son animales nocturnos y su actividad es por la noche.

    Pero tengo una foto de un kiwi gigante de un museo al que fui :p la cuelgo más adelante.

    La semana pasada, en la excursión que hice a la isla de Waiheke ví a un tipo de oveja típica de aquí que no conocía. Las hice una foto, porque son extrañas. También la cuelgo.

    Creía que me iba a encontrar más cosas estrambótico en cuestión de flora y fauna, pero eso es en determinados lugares a los que ya iré visitando. Queda mucho que ver...

    ResponderEliminar
  5. Ole, qué bien escrito madre!! es que estoy en otras cosas, sorry. No es que esté borrachaaaaaaa jajajajaja (que ojalá fuera así, por otro lado :P)

    ResponderEliminar