lunes, 7 de septiembre de 2009

TIEMPO Y ALGO MÁS







Hoy me he regalado algo. Al volver en autobús y sacar mi mp4, en lugar de optar por escuchar la radio como ejercicio para hacer oído, he seleccionado el archivo “Music” con el único objetivo de disfrutar de la música.



Las canciones iban pasando sin ni siquiera ser consciente de ello. Hasta llegar a Esa canción que prácticamente había olvidado. Esa con la que, no hace tanto tiempo, me martirizaba 4 veces al día para luego acabar llorando sin que nadie más lo supiera.




Me observo por un momento…………………………





Acaba la canción.



Nada, no me transmite nada.



Pulso la tecla de la izquierda para escucharla de nuevo. Presto ahora más atención, e incluso intento emocionarme.



Imposible……… No me dice nada. Me pregunto si soy capaz de borrarla ahora. Ante la duda, simplemente pruebo. Lo hago.




Otra cosa más para la basura.



Si he de pagar en el aeropuerto por sobrepeso de maletas, que sea por exceso de cosas nuevas.






Vuelvo a observarme y el único sentimiento que me invade es LIBERACIÓN. Ya no duele.



Me pregunto qué ha pasado………… ¿sólo tiempo?





Respiro todo lo hondo que puedo y escucho la siguiente. Juraría que una estúpida sonrisa se dibuja en mi rostro sin a penas darme cuenta.




Si alguien me preguntara el motivo de mi felicidad, no sabría contestarle. Pero vivirlo es más que suficiente.



4 comentarios:

  1. ¿Te acuerdas, amiga mía, aquel post tuyo donde nos preguntabas si seríamos capaces de elegir una sola canción como banda sonora de nuestra vida?

    Recuerdo que te dije que era muy difícil elegir solo una, porque han sido varias y porque espero que sean muchas más.

    En tu post de hoy tienes la respuesta correcta al dilema: el tiempo marca la diferencia. Lo que un día te pudo parecer lo más de lo más, hoy puede ser que no te lo parezca. A veces hay cosas que permanecen, de forma distinta, pero siguen ahí, pero en otros casos ni éso...de esfumaron, perdieron el alma, el cuerpo y el corazón...plaffff, desaparecieron.
    Lo que estás experimentando es la transformación de la idea "eternidad" al concepto "relatividad". Es curioso, pero cuanto más jóvenes somos más creemos que todo es eterno, que durará para siempre y cuando vamos teniendo más edad encontramos que la relatividad es la piedra filosofal.

    Ánimo, bonita, que tu Mp4 se llene de sonidos que hagan sonreir, o al menos, tararear, jeje.

    Un besote grande, mi niña Kiwi.

    María Hdez.

    ResponderEliminar
  2. Mucho tiempo sin saber de ti y te pillo en NZ. Respecto a lo de la canción, no es que haya pasado el tiempo, es que tú ya eres otra ¿no?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja cuánta razón tienes,María. En tres meses estoy aprendiendo más que en toda mi vida, y lo que menos pesa es el inglés (y mira que es importante...).

    Qué bueno es reconocer aquello de "sólo se que no se nada", ya que sólo entonces es cuando empiezas a aprender y te das cuenta de todo lo que hay a tu alrededor y todavía no conoces.

    Todo un Mundo por explorar. Puf, increíble!!

    ResponderEliminar
  4. Ey, Josep!! es cierto, mucho tiempo.

    Pues va a ser verdad aquello de que no soy la misma... Yo que me negaba a cambiar por aquello de no perder la esencia... jajajaja.

    Digamos que no cambiamos, evolucionamos, que queda más sofisticado.

    Pues sí, me temo que he cambiado un pelín. Sólo saliendo de mi diminuto círculo yy descubriendo una mínima parte de la inmensidad que nos rodea.

    ResponderEliminar