jueves, 29 de octubre de 2009

¿CUÁNTAS VECES DICES TE QUIERO?




Muchos son los que lo dicen con la mayor naturalidad al despedirse, al hablar con su novio, su madre, su hermana.



Algunos lo pronuncian con el primer beso sin pensar en el peso de lo que se está diciendo.



Otros lo reservan a la pareja, sólo en determinados momentos.



Hay quien lo dice sin sentirlo sin importarle el efecto que pueda causar.



Y hay gente que nunca lo dice. Los motivos son innumerables y siempre guardan una reflexión interesante.



Hay mil maneras de expresarlo, pero sólo una de decirlo..........




.............Cuando quiero pronunciarlas, cuando mi cerebro ha procesado las palabras y están ya en la bóveda de la boca, es imposible emitir sonido.




Me pregunto si volverán a tener sentido. Si causarán el efecto que se espera de ellas.




No lo digo porque me da miedo mentir.......... defraudarte..............




Y sobretodo, porque ya lo sabes...




Aunque me gustaría decirlo a diario............ con la inocencia de hace una eternidad.




Me pregunto: ¿qué peso tienen para ti?.............




Cuando lo pienses, compártelo...





lunes, 26 de octubre de 2009

PERDIDA EN EL PARAÍSO.













Se iba acercando la fecha para volver a casa y me quedaban demasiadas cosas por ver en Nueva Zelanda.



Finalmente no había visitado los jardines botánicos de Manukau ya que me habían surgido planes mucho más interesantes y prefería no desperdiciar oportunidades.




Cada fin de semana lo dedicaba a viajar por los alrededores o las islas. Y por las tardes, siempre surgía algún plan alternativo. Sin embargo, me quedaba con la insatisfacción de no conocer todos los sitios que me hubiesen gustado.




Opté por dar un largo paseo por las calles cercanas a mi casa. La última semana, me dediqué una tarde para mí. Me apetecía hacer ese paseo sola. Era la despedida del que había sido mi barrio por tres meses y no me apetecía tragarme lágrimas si se empeñaban en escaparse o reprimir aquello que necesitara aflorar en ese momento. No necesitaba gente para ello.




Empecé por la zona más cercana a mi casa, la parte trasera. Conecté el mp4 y me puse los auriculares. Caminé por el viejo puente al que nunca había prestado atención antes.

















Me quedé así unos segundos, hasta que al girar la cabeza hacia la izquierda, diviso la panorámica que más veces he buscado para orientarme, la Sky Tower. Pero esta vez, desde casa Tan cerca de mí y casi lo había olvidado
...








Decidí que era suficiente, había demasiadas cosas por ver y la Sky Tower la tenía muy vista. Lo más cercano, era lo más desconocido para mí...




Me despedí mentalmente e inspeccioné las calles cercanas.



De vez en cuando miraba al cielo, tenía todo el tiempo del mundo para recrearme en él. Al buscar la ubicación del sol algo llamó mi atención. No solía prestar atención a estos detalles, nunca hay demasiado tiempo. Pero ahora era un buen momento. Un pájaro alzaba sus alas al vuelo con las mismas fuerzas con las que yo misma disfrutaba de mi ansiada libertad.






Sólo me sabía de memoria el camino de mi casa al auto
bús. Lo demás en Remuera, había pasado desapercibido para mí. Mi vida la realizaba en Auckland, y Remuera era tan sólo un lugar de paso. Tranquilo y sin demasiada vida. Poco interesante para mí hasta ese día.... uno de los últimos.




Había olvidado que cerca de mi casa se encontraba una preciosa laguna. Mi primer día mi homestay me había llevado en coche. Decidí hacer ahora el camino andando.




Miré ahora al suelo y observé el sendero de margaritas que adornaba el césped




Nada novedoso, demasiado típico. Sólo alguien que se cautiva con pequeñas cosas puede admirar algo tan vulgar. Me agaché para fotografiar mejor aquella alfombra de flores comunes.




Nunca antes había prestado atención a una flor tan sencilla, pero tan perfecta





Hice lo mismo con otra flor, pero esta nueva, era desconocida para mí




Inconscientemente intuía que cuanto más int
erés le pones a las cosas cotidianas, más cosas nuevas absorbes.



De repente, escucho algo entre las matas. Probablemente es un animal, pero le acabo de perder de vista .



Me quedo en silencio esperando, por si volviera a asomarse. Por suerte, puedo hacerle una foto. Es un Pukeko, una de las aves típi
cas de Nueva Zelanda.



Al oír mi ruido, desaparece de nuevo .




Me siento algo estúpida por haber encontrado esto tan cerca de mi casa y tan tarde.




Al alzar la mirada, observo que un helecho gigante encabeza el cielo.



Es el símbolo de Nueva Zelanda, la hoja de los All Blacks. La hoja auténtica de Nueva Zelanda se llama Silver Fern. Son helechos que por el dorso tienen un color plateado intenso. Intento buscar alguno auténtico por la zona sin éxito. Sería demasiada suerte.



Observo la perfección de la hoja .




También me sorprende otra flor típica de Nueva Zelanda: Pohutukawa Tree.




Su belleza me obliga a arrancar una de ellas para informarme acerca de su origen. Parece ser una flor típica navideña.




Otra extraña flor me sorprende .




Me resulta curiosa, así que, acerco el zoom de mi cámara para fotografiarla de nuevo.




Descarto esta vez la posibilidad de arrancarla. Por el tipo de planta que es, se desharía al momento. Me quedo con la duda de averi
güar su nombre.




Perdiéndome en la espesura .....
............


.............observo el contraste entre naturaleza viva y muerta .................


muerta y viva...



El contraste entre el verdor que inunda todo, y una flor coloreada de malva escondida entre las matas resalta al momento.



Si no se presta la suficiente atención, la flor más bonita quedaría camuflada con el resto de la maleza .



La belleza de lo cotidiano pasa a cada instante frente a nosotros sin apenas darnos cuenta .






Sin embargo, no solemos conformarnos con lo que tenemos. Exigimos más de nuestra vida. Necesitamos nuevos retos, nuevas metas que alcanzar. Y mientras nos empeñamos en conseguirlo, olvidamos la belleza de la sencillez .............




La grandeza de observar los vasos capilares de una hoja, o lo reconfortante que es respirar hondo cuando el tiempo y el espacio no limitan nada.



Admirar el increíble proceso que seguirá el capullo para convertirse en flor muestra el mayor milagro natural.................. LA VIDA.





Pero para ello no vale ni cualquier momento, ni cualquier etapa. No se consigue el mismo efecto observando margaritas en hawai que en tu barrio de la infancia, pero el aprendizaje lo puedes traspasar a tu lugar de origen y
valdrá para el resto de tu vida.



Necesitamos nuevos horizontes que alcanzar y nuevas montañas que escalar para aprender lo que teníamos muy cerca, pero de otro modo, no lo hubiéramos asimilado.




Mientras tanto, me sigo perdiendo en los paisajes que simulan cuadros pintados al óleo.




Capturo una mariposa con mi cámara.........




..........y analizo la anatomía de lo más pequeño




Finalizo la ruta con un paseo en tren.



Lo que antes resultaba innecesario, se convierte ahora en placer.




El sol, otra vez, me cautiva de nuevo.



Y contemplo el paisaje....




........... donde una vez más, la Sky Tower, a lo lejos, adorna la ciudad...



Y me quedo con esa imagen para rebelarla cuando regrese. Todas las veces que haga falta.



Al volver a Remuera, antes de llegar a casa, me dirijo de nuevo al viejo puente para despedirme de todo...




De todo lo que me rodeaba sin ser consciente de ello.













miércoles, 14 de octubre de 2009

CÓMO GESTIONAR LA COMPASIÓN




Es un tema que me descoloca a veces. Más de lo que debiera...



Una tía echada para delante y segura de sí misma no debiera verse afectada por estas nimieces. Pero sí, tengo una debilidad.




No se cómo gestionar las cosas cuando me muevo por compasión. Puedo cometer el error más grande del mundo y puedo llegar a hacer daño sólo porque la otra persona me da pena.




Puedo hacer sentir al otro la persona más feliz del mundo sacrificando algo de mí, para que luego vuelva a su cruda realidad.




Puedo mentir y decir que me importa, sólo por compasión...




Compasión: un invento que creó la Iglesia sólo para intentar hacer “buenas personas”...




Pero se quedó en el intento.


lunes, 12 de octubre de 2009

¿QUÉ ES LO QUE MÁS HAS APRENDIDO?




Desde que he llegado a España, he recibido esta pregunta en varias ocasiones.




Una pregunta semejante requiere de una respuesta concisa y depende de la confianza que se tenga con el que la emite, el razonamiento puede ser más o menos profundo.




“Una apertura de mente debido a la multiculturalidad de la gente que se conoce” es un aprobado raspón. No dice más de lo que ya se imagina antes de hacer la pregunta.




En realidad, 3 meses en Nueva Zelanda han sido suficientes para conocerme en un ámbito que ignoraba hasta ahora. Gracias a este tiempo he aprendido a estar sola, y entender la soledad no como algo negativo, sino como ingrediente esencial para estar bien con los demás.





Sólo en los momentos de soledad, las cosas cobran la importancia necesaria y la gente adopta la validez que se merece. Los consejos insustanciales se pierden en el olvido, para dejar paso sólo a los que necesitas hoy y ahora. Y la energía invertida en rencores, sentimientos de culpa, nostalgia y demás complicaciones, se entienden como un esfuerzo innecesario.




El pasado y el futuro cobran una importancia irrelevante cuando el único objetivo de tu existencia es disfrutar de este mismo momento, de lo único que tienes con seguridad.




Es probable que un interrogante te respalde a partir de ahora, pero no es preocupante si ya han dejado de obsesionarte los planes para el próximo fin de semana, para el próximo fin de año, para las próximas vacaciones...




Centrar la atención en el momento exacto que se está viviendo es algo tan básico como difícil de llevar a cabo. En demasiadas ocasiones no es posible aplicarlo. Son muchas las preocupaciones que pueden echar a perder hasta el mayor de los placeres.





Sólo cuando me he llenado de momentos inolvidables estando sola es cuando puedo disfrutar de la compañía de quien me quiere................, cuando deseo estar con ellos. De este modo, el regreso a tu país sólo es el siguiente paso de una secuencia lógica. No es el fin ni el comienzo de nada. Tan sólo una sucesión, y lo que viene, es probable que sea mejor a lo anterior aunque se desconozca ahora. Que yo recuerde, siempre ha sido así.




Y el mérito sólo tiene una palabra:





ACTITUD.


jueves, 8 de octubre de 2009

VUELTA A LA REALIDAD




Vuelta a las tapitas, a las cervezas con limón (aquí no es un crimen mezclarla), al tintito de verano, a las camisetas de tirantes sin chaqueta por si acaso, vuelta al ambiente veraniego aunque se haya acabado...




Vuelta a dar dos besos para saludar, a festejar la noche hasta el desayuno, a poder beber en la calle, a soportar el tabaco ajeno (o propio) dentro de los bares...




Vuelta a la búsqueda de trabajo, a cuestionarse qué hacer con tu vida, a observar como una teleoperadora cobra el doble que tú con tus estudios, y un florero cuatro veces más...




Vuelta a preguntarse si te has equivocado de vocación...




Vuelta a la puta rutina..........................





¿Objetivo? Recaudar fondos para la próxima locura.