domingo, 8 de noviembre de 2009

CUESTIÓN DE PRIORIDADES




Gracias al recién estrenado para mí FACEBOOK he podido ponerme en contacto con gente que ya prácticamente había olvidado.




Entre los variopintos contactos, a veces el origen de la relación es un proyecto en común, un viaje, una conversación, unos minutos insignificantes de tu vida en los que en vez de pedirte el número de teléfono, te piden la cuenta de correo.



No siempre las relaciones en este tipo de medios son estrechas. De hecho, casi nunca lo son, y de ahí, su grandeza, porque de otro modo el reencuentro hubiese sido imposible.



Este nuevo hallazgo para mí, al que me negaba a pertenecer, me ha dado la oportunidad de encontrarme con gente con la que compartía sueños similares, pero por distintos motivos no los pudieron cumplir...



Asentada ya en España desde hace más de un mes, me encuentro en esta red social con alguien que soñaba encarecidamente viajar a Australia...



Mientras mi vida naufragaba en un mar de dudas acerca del destino idóneo y demás interrogantes, vislumbraba claramente a esta persona disfrutando de su deseado sueño en Australia, mientras yo sacrificaba mi destino soñado por algo más realista. Tenía las cosas mucho más claras que yo, lo había trabajado mentalmente durante muchos más meses que yo y su seguridad me inspiraba cierta envidia. Claramente era un luchador. Sólo alguien así puede emitir determinadas expresiones con certeza.



Al regresar de mi deseado viaje a Nueva Zelanda, después de muchas peticiones para que me hiciera una cuenta de Facebook, decido acceder, son muchos los motivos por los que no me interesa perder el contacto con algunas personas. Añadiendo contactos, me encuentro con alguien que me animó a decantarme finalmente por Oceanía. Los dos compartíamos el mismo sueño: AUSTRALIA, probablemente era lo único que teníamos en común, un foro no abarca mucho más.



Tras refrescar la memoria, después de tanto tiempo, pregunto: “¿qué tal el ´plan Australia´?”



“Fue imposible, demasiadas complicaciones para tramitar el visado.”


Después de pronunciar una serie de excusas sobre peligros que había escuchado de gente que le había desmotivado, decidí guardarme lo que realmente pensaba para matizarlo más suavemente: “tienes que ir si es lo que realmente quieres. De lo contrario, te quedarás con un doloroso desazón.”



“Mar, tenemos la misma edad. A determinadas edades se busca una vida más tranquila. Voy más en serio con mi novia y me quedan dos años de carrera.”



Entonces, sólo me pude preguntar mentalmente: “¿es un razonamiento para excusarte a ti mismo, o lo que realmente quieres?”



Pero en realidad sólo contesté: “es cuestión de prioridades.”






//www.youtube.com/user/MarginalMedia#g/c/00EA1E4DA7DDC3C5

2 comentarios:

  1. Estoy barajando la posibilidad de Oceanía, no se exáctamente dónde. Siempre me ha llamado la atención. El vídeo no es concluyente para ir o dejar de ir. Sólo ayuda si realmente es lo que quieres.

    ResponderEliminar
  2. Yo ni siquiera me atrevería a decir que el vídeo ayuda. Lo único que ayuda es planteárselo seriamente y ponerse en acción, haciendo un caminito, dirección al aeropuerto con destino tu elección.

    ResponderEliminar