martes, 17 de noviembre de 2009

LO QUE REALMENTE QUERÍA




Su insatisfacción le obligó a dar un giro a su vida. Un giro de 180 grados, un cambio absoluto, un reencuentro consigo misma. Por primera vez, supo quién era.



No había conseguido su sueño de ser una gimnasta de elite, no le tocó la lotería y nunca se tiró en paracaídas. Pero tampoco lo necesitaba. Ahora era otra persona que se encontraba llena con lo que tenía día a día. La rutina no le asfixiaba, sino que era su mayor aliciente: hacer lo que realmente quería.




Ese giro le impedía ir marea abajo. Luchaba contracorriente con opiniones opuestas a las de su familia, pero ahora estaban demasiado lejos.......... no era un esfuerzo sobrehumano.............. Era lo que realmente quería.




No necesitaba más sueños que levantarse por la mañana y admirar lo que le rodeaba. Su vida era lo que tanto había soñado y su mayor motivación, que durara............ que durara para siempre. Que durara tanto como lo desean dos enamorados besándose. Que durara más que el pastel que se saborea despacio para que nunca se acabe. Más que el concierto en el que te evades del mundo para dejarte llevar....




Y se dejaba llevar....... sabiendo que algún día se acabaría. Sabiendo que todos los besos se acaban, que el pastel más dulce empalaga y que la canción favorita pierde fuerza con el tiempo.




Y tal vez se hubiese cansado de ello. Se hubiese ahogado en un mar de ilusiones convertidas en realidades demasiado cotidianas. A todo el mundo le llega. Todos nos dejamos arrastrar por la marea cuando ninguna roca es lo suficientemente fuerte como para agarrarse a ella........................ Todos nos dejamos llevar.




Y volvió a ocurrir. Su agonizante realidad apareció de nuevo. Sus insignificantes problemas se convirtieron en montañas y su obligación por hacer lo que tenía que hacer ganó la batalla frente a lo que realmente quería.





Su vida no había cambiado en absoluto, se mantenía en el mismo lugar. Su sueño sólo era una película que se había acabado y dedujo que la vida se mantiene intacta si nadie la mueve. Se mantiene pasiva mientras cada uno elige ser espectador o protagonista. La vida no cambia ni da giros, sólo se deja hacer como arcilla en manos de un alfarero.




Entonces supo que lo había cambiado todo........... lo había hecho ella. Lo había cambiado por tres meses........... Su esfuerzo mereció la pena.




Y soñó con repetirlo.




LUCHARÉ POR CONSEGUIRLO DE NUEVO



6 comentarios:

  1. Uhmmmm....se me ocurre que si ya no puedes ser gimnasta, al menos, lo del paracaídas lo deberías meditar, eh?. Mira que si te da por hacer vuelo libre cruzando el estrecho?, jejeje.

    Ánimo, ya verás que en cuanto coloques un nuevo "plan" en el futuro, tu camino tomará forma. No sólo los grandes sueños, las grandes metas, tienen el poder de "cambiar" el mundo, que va, lo importante es tener una ilusión, un plan, un "algo" que haga posible que tus pies se dirijan hacia él.

    ¿Seguro que ya no quieres tirarte de un avión? jeje. Tampoco vas a pasarte el tiempo pensando "Ay, (suspiro), lo bien que me lo pasé en Kiwilandia", "Ay (suspiro doble), los bemoles que tuve para hacer el viaje a Kiwilandia"...¿no te parece?, así que a soñar con otra cosa, mariposa.

    Un besote grande, mi Niña-Soñadora.

    Besitos, Mar

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja este tipo de reacciones se tienen cuando no te llena lo que estás viviendo. Error mío es no disfrutar también cuando preparo el plan futuro. Pero es complicado cuando todo está en el aire y el aliciente aún no se puede tocar.


    Pero para todo hay cura: no hay nada mejor como el efecto sedante de una canción animada, o mejor aún... irte a correr hasta desfallecer!! jajajajaja

    Y por supuesto, el plan tirarse en paracaídas hay que planteárselo seriamente.... te apuntas??

    Por otro lado, me acaban de dar una muy muy buena noticia (relacionada con trabajo, que ya se sabe que es salud).... así que, me voy a sudar la camiseta para celebrarlo!! Parece que la vida no me deja estar alicaída ni un segundo... Con lo que mola suspirar de vez en cuando... ay!! jeje

    Beso gordo!!

    ResponderEliminar
  3. No siempre se juntan las situaciones idóneas para poder realizar aquello que se quiere. No siempre es cuestión de atreverse, es de tener posibilidades...

    ResponderEliminar
  4. Mar, Mar..., me suena mucho estas letras tuyas, me veo reflejado en ellas y justamente esta tarde, hace pocos minutos, ese otro mundo que habia costruido empezaba a desmoronarse y entonces me he preguntado ¿realmente se está desmoronando...?, y pensado que no..., que todo está en los ánimos, en nuestra percepción, en los deseos que podemos alcanzar sin que supongan un esfuerzo sobrehumano.
    Tu vida ya no es la misma que antes...,simplemente parece que has vuelto a flotar en medio del anticiclón de las Azores..., tranquila que volverán las borrascas, las luchas, los retos y los anhelos cumplidos..., no se puede ni se debe estar siempre en la cresta de la ola..., hay verdsaderos paraisos bajo las aguas, sobre la arena, entre las dunas y desde luego..., en la cresta de la ola.
    Besitosssssssssss.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Floppy.

    Anónimo, querer es poder, no es sólo una frase hecha.

    Bici, siempre tan acertado. La vida es algo cíclico. La búsqueda de retos es necesaria. Al igual que la insatisfacción y la sensación de plenitud.

    Cuídate, Indurain!!

    ResponderEliminar