jueves, 8 de abril de 2010

THE END





Dado que en la vida nada es eterno, este blog tampoco podía serlo. He decidido por ello, no alargarlo más.



La etapa “Año Nueva Vida Nueva” se ha conseguido superar, en parte gracias al objetivo propuesto en el blog: romper con todo lo anterior. El reto Australia se cambió por Nueva Zelanda y superó con creces las expectativas deseadas.



Todo esto mezclado con la cotidianidad del día a día, pequeños detalles que guardan grandes enseñanzas. Personas que vienen y van. Otras se cruzan para nunca regresar. Algunos vienen y permanecen para dejar su huella.



Y a veces, aparece el Amor. De hecho es el motor de la vida. La pasión por lo que haces le da sentido a tus días. Hay quien nunca lo ha sentido o le pone mil excusas para ocultar sus mil corazas.



Si alguna vez conoces a alguien así, quiérele por duplicado........





Otra etapa que finaliza. En realidad, sabía que acabaría, pero lo repetiría de nuevo. Porque no puedo controlarlo todo, ni pretendo conseguirlo.



Sea como fuere, SOBREVIVIRÉ, como lo harás tú y el resto de la humanidad.



Seguiré en otro sitio, dejando constancia de ello. Cuando las palabras te liberan, no puedes prescindir de ellas...



Mil gracias a los que me habéis seguido y acompañado en esta aventura de la vida. El apoyo de quien no te conoce tiene aún más mérito.



Escribiré un nuevo blog. Si te interesa seguir mis andanzas, serás bienvenido de nuevo.


lunes, 22 de marzo de 2010

PISTAS PARA DIFERENCIAR AMOR DE OTRA COSA




El amor no es algo tan difícil de determinar. Sus efectos son mucho más tangibles de lo que se cree y sus resultados se pueden observar con facilidad:



- Imaginarse el futuro sin él es posible si se pone empeño. La vida juega malas pasadas, y quien ya ha tenido algún fracaso sabe que todo es posible. Pero imaginarse el próximo plan venidero sin él, es cuanto menos molesto. Y mucho más si él es capaz de hacerlo con facilidad.



- Sacarle defectos es posible, pero salen con mucha mayor facilidad las virtudes. Por eso, eliges quedarte con él. Si te pregunta qué es lo que NO te gusta de él y tu respuesta llega a tu cerebro con rapidez, probablemente estés a salvo del amor. Lo contrario puede ser el resultado de esta tediosa palabra.



- Puedes repetirte mil veces que no te acabarás enganchando, pero en el momento en que pospongas otros planes por verle o priorices estar con él... pregúntate qué es lo que realmente sientes.



- Sin darte cuenta, has entrado en un círculo en el que todas las cosas buenas lo relacionas con él. Te sorprende en tus pensamientos más de lo habitual y te apetece compartir las cosas buenas del día.



- Empezar a plantearte que por tus “amigos” no sientes lo mismo es una pista importante. Hacer caso a la intuición ahorrará futuros disgustos.



- Se te pasa por la mente expresiones que no dirigirías a tu mejor amiga por mucho que la quieras.



- Por muy poco celosa que seas, sientes la necesidad de quererle “solo para ti”. El mero hecho de imaginarle con otra mujer, te araña por dentro.



- Vuelve la estupidez a tu vida. El efecto de la marihuana actúa de nuevo sin necesidad de fumarla.



- El sexo cobra otro cariz. En breve pronto se complicará todo si no te atreves a ser lo suficientemente clara. Si separar sexo y amor empieza a ser una lucha consciente, es el momento de replantearse lo que se siente.



- Si un abrazo suyo es capaz de anestesiar toda tu parte racional... comienza a temblar, estás más enamorada de lo que quieres reconocer. Pronto YA no podrás controlarlo.



- Sin querer te encuentras leyendo acerca del amor y emitiendo palabras que te producían urticaria.



- Te planteas sacrificar más cosas de las que debieras. Sabes que esto tiene su riesgo, pero no te preocupa.



- La respuesta ante cualquier frase que acabe “contigo” siempre será: “, quiero”.



- No hay excusas, ni condiciones, ni “peros”. Ahora entiendes que lo anterior sólo era un sucedáneo, y puedes diferenciar amor de otras cosas.



- Puedes disculpar un rechazo maquillado con mil excusas sólo porque has aprendido a diferenciar Amor de todo lo demás.





La próxima vez que vuelvas a preguntarte qué es lo que realmente sientes, relee lo anterior y la respuesta saldrá sola...


martes, 16 de marzo de 2010

AJO Y AGUA



O dicho de otro modo: “a joderse y a aguantarse”.


Cuantos más años se van cumpliendo y más experiencias viviendo, se va aceptando la vida de un modo cada vez más natural, y adoptando cierta resignación ante todo lo que va viniendo.


Los desgarros quedan en un segundo plano, y esa ansiedad por no conseguir lo que se quiere cobra otro cariz.


Es el resultado de hacerse mayor. O al menos, un poco más viejo que ayer. No lo has elegido, pero es lo que toca.


La vida es así, ¿acaso puedes cambiarla?



Otro lema aprendido: ESFUÉRZATE POR LO QUE QUIERES Y DEJA A LA VIDA ACTUAR. Las batallas campales frente a muros impenetrables suelen acabar en verdaderas sangrías.



A veces me pregunto si es posible cambiar el orden establecido de las cosas. El orden prefijado y aceptado por una masa borreguil de mentes poco inquietas.


Rápidamente me respondo: cámbialo, pero cámbialo para ti. Cambia tu escala de valores y no pretendas que nadie más lo entienda.


Definitivamente, NO se puede cambiar el orden establecido de las cosas. Luchar contra ello costaría toda una vida para que una sola persona lograse entenderlo, pero ya sería demasiado tarde...


¿Merece la pena?


Mientras encuentro respuesta, pretendo vivir la vida que yo he elegido.



sábado, 13 de marzo de 2010

EN TUS MANOS




Te espero, Vida, para que vuelvas a hacerme feliz cuando quieras, donde quieras y como quieras.




87

miércoles, 10 de marzo de 2010

QUEDÉMONOS CON LO BUENO...




Lo bueno del dolor es que insensibiliza.


Lo bueno de un fracaso es que el siguiente dolerá aún menos.


Lo bueno de un rechazo es que sabes lo que se siente. Lo mejor, es que se saca orgullo.


Lo bueno de algo malo es que hace escuela.


Lo bueno de la vida es que te muestra siempre “el otro lado” para que lo entiendas.


Lo malo de todo es que cuando por fin lo entiendes, suele ser demasiado tarde para cambiarlo.


Lo bueno de hacer balance es que ganas en objetividad y pierdes en sentimiento. Tal vez eso sea lo malo...


Lo bueno de lo malo es que son complementarios.


Lo bueno que me llevo es también todo lo malo.


Lo mejor de todo es haberte conocido.


Lo peor, que el tiempo verbal sea en pasado.


Lo mejor es que la vida ayudará a entenderlo.


Lo peor... que cuando ocurra, ya no servirá de nada.


Lo mejor es el consuelo de quien no pierde partidas sino que gana aprendizaje.


Lo peor es que no devuelve lo que ha quitado, pero hace sentirse mejor.



martes, 9 de marzo de 2010

FIN DE OTRA ETAPA



Cuando las palabras no consuelan, siempre quedará el refugio de la Música...




miércoles, 3 de marzo de 2010

TABÚES INCOMPRENSIBLES




“Te necesito”: si eres capaz de decirlo, te vuelves más humano.



“¿Puedes ayudarme?”: en la misma línea, pero siendo más concret@.



“Gracias”: parece fácil de decir, pero en realidad se olvida con la misma facilidad.



“Perdón”: admirable gesto de humildad que siempre es de agradecer.



“Tenemos que hablar”: hay quien detesta esta expresión por lo que se suele avecinar. Pero en realidad es un síntoma de valentía y franqueza.



“No me gusta cuando...”: es de agradecer que las cosas se digan con la claridad que merecen.



“No quiero verte/llamarte/acompañarte/...”: parece que cuando alguien nos solicita algo y no nos apetece, debemos encontrar una excusa para no ofender... Craso error!!



“La has cagado”: no creo que precise comentario alguno.



“Te quiero”: Te hace un poco más libre cuando realmente se siente.



“No te aguanto”: se considera políticamente incorrecto y siempre se utiliza un juego muchísimo más sucio para demostrarlo.



“Tengo miedo”: muestra debilidad. Cuando en realidad el cobarde es aquel que nunca lo siente, porque lo evita.



“Te prometo...”: ¿tan poco te fías de tus propias palabras?



“Me comprometo a...”: Muestra una seguridad que no todos tienen.



“Ya no te quiero”: creo que sería la única expresión que pudiera provocar odio y admiración al mismo tiempo.



¿Te consideras lo suficientemente valiente o prefieres maquillarlo todo?



Solemos emplear complicados recursos para maquillar la verdad, cuando en realidad la naturaleza siempre escoge el camino más corto y sencillo.



jueves, 25 de febrero de 2010

CHSSSSSSSS, CALLA





Soy de la opinión de que quien tiene un buen manejo de las palabras puede conseguir lo que quiera. Puede llevar a quien le escucha hasta donde sea..., hacer cambiar de opinión o de ánimo e incluso, de forma de pensar.



Quien maneja las palabras, es un seductor en toda regla. Puede enamorar sólo por este don, o hacer sentir al otro la persona más desdichada del mundo.



Hay quien dice que el 90% de la comunicación se basa en el modo en el que se emplean las palabras, y no tanto en su significado.



Alguien que maneja bien las palabras es capaz de hacer un chiste en un funeral sin que sea crucificado eternamente. Lo que pronunciado por algunos pudiera resultar ofensivo, por otros causa furor... Es la diferencia entre tener verborrea y saber hablar, que está también bastante relacionado con saber estar.


........................



Todos estos pensamientos me vienen a la mente recapitulando algunos malos entendidos. Esas situaciones en las que te sientes estar jugando al teléfono escacharrado sin ser demasiado consciente de cuándo se ha iniciado la partida. Cuando se crea un bucle interminable entre lo que se ha dicho o dejado de decir y lo que se ha entendido.



Esas conversaciones que crean verdadero hastío por la falta de argumentos y la pereza por encontrarlos.



Son los pormenores de la comunicación, los malos entendidos que siempre encuentran solución si no falta la buena voluntad.



Alguien me dijo en algún momento: “No hay que contarlo todo.” Sencillamente contesté: “no hay que preocuparse por lo que uno dice, sino por lo que uno calla.” El verdadero problema es cuando ni si quiera hay palabras para explicar algo. O peor aún, no interesa encontrarlas.


Estoy segura de que lo que realmente pensaba era: "quiero saberlo todo de la otra persona, pero sin que duela."


Hallar las palabras adecuadas consiste en conseguir conciliar el día y la noche sin que pasen 24 horas para llegar a entenderlo.



domingo, 21 de febrero de 2010

MIEDO AL COMPROMISO




“¿Cuánto periodo de permanencia tiene?”



Ésta es una de las preguntas más reiteradas en el mundo del telemarketing. Cualquier compañía intenta retener a sus clientes con ellos. La competencia devastadora y el miedo al compromiso lo hacen cada vez más difícil.



En el día a día ocurre lo mismo. Nadie quiere contratos de permanencia ni compromisos a largo plazo. Todo se construye en el aire y pende de un hilo quebradizo. Cualquier movimiento podría romperlo, y la reparación no suele interesar debido al coste por la mano de obra.



Donde antes dije digo, ahora digo diego. Las palabras se las lleva el viento y los contratos de voz producen el mayor de los reparos.




Puedes jurar querer a alguien para siempre, pero tú no tendrás la última palabra. Puedes fijar tu fecha de boda, pero la vida podrá posponerla eternamente.



En un mundo de mentiras y banalidades es lógico mostrar miedo a ataduras fuertes. Cuanto mayor sea la lección aprendida, más difícil será matizar esa coraza.



El producto no sólo debe ser bueno, sino dar evidencias de ello.



Lo mejor del producto no es la calidad en sí misma, sino lo válido que le hace sentir a quien lo compra. El comprador compulsivo no necesita más cosas, sino sentirse bien consigo mismo.



El extra que exigimos a los demás es simplemente la carencia de nosotros mismos. El miedo a no comprometernos es sólo el reflejo de nuestra inseguridad. Y lo que ayer echabas en cara a alguien es tu propio sentimiento de culpa.




En realidad todos somos grandes comerciales de la vida: vendemos humo, intentamos atraer a gente a nuestro lado, para acabar implicándonos sólo lo justo.



¿Crees que eres una excepción?


domingo, 31 de enero de 2010

LA CLAVE DE LA FELICIDAD




Cosas que no pueden faltar a diario:

- Levantarse de la cama. Imprescindible para comenzar el día. Y si de levantar se trata, que sea también el ánimo... para coger energía.


- Arrancar el motor.


- Repasar la lista diaria, subrayar mentalmente lo importante para hoy.


- Ante la rutina, dosis de creatividad. Procurar aprender algo interesante cada día.


- Nunca olvidar lo que te motiva. Si te apasiona eso, regálate un homenaje para cargar las pilas.


- Retenerlo en la memoria, acordarte de lo que te hace segregar dopamina.


- Olvidarlo para siempre, enterrar todo lo malo........... Callar, para no hacer ruido.


- Filtrar. Como cuando respiramos... Seleccionar sólo lo bueno.


- Compartir motivaciones... contagiar, transmitir, convivir.


- Reír. Si puede ser, hasta sentir dolor de tripa. Sarna con gusto, no pica.


- Llorar si es necesario. El agua salada cura heridas y no te hará más débil.


- Actividad. Cambiar a ritmo ternario. Añadir el contratiempo. Jugar con semifusas.


- Superar la velocidad de lo permitido siempre que puedas pagar la multa y nadie salga herido.


- Probarlo. Hacer algo nuevo que te haga sentir más viejo que ayer.


- Tachar una cosa más y anotar algo desconocido.

- Dormir. Regalarse el descanso merecido.


- Reconciliarse para empezar de nuevo.


RECONCILIARSE PARA EMPEZAR DE NUEVO...


- Reconciliarse


- Empezar de nuevo.



viernes, 29 de enero de 2010

PARA GUSTOS, COLORES




“Chicos, chicos, escuchad todos!!”..............Nuestro contertulio particular nos ameniza los ratos muertos en los que no hay nada de trabajo que hacer:



“A ver, voy a proponeros dos situaciones. Tenéis que elegir una de ellas...



Estáis por la noche de fiesta con l@s amig@s. Elegid el caso con el que os quedaríais:



a) Se os presenta un grupo de chic@s en el que tod@s están buen@s. Cada uno de vosotr@s liga con un@ de ell@s (tú y tus amig@s), pero tú ligas con el más fe@ de tod@s. Digamos que con el/la fe@ de l@s guap@s. Te lías con él/ella.


b) Se os presenta un grupo de chic@s en el que tod@s son fe@s. Cada uno de vosotr@s liga con un@ de ell@s (tú y tus amig@s), pero tú ligas con el más guap@ de tod@s. Digamos que con el/la guap@ de l@s fe@s. Te lías con él/ella."



Ante tan estereotipada situación sólo pude decir: “Por favor, Rober, qué simpleza de argumentación!!”.......... Aunque, como era de esperar, nuestro compañero no se vino abajo: “Maritina, a ó b!!”



“Pufffffffffffff........... quedémonos con el peor de los mejores...”



“Richi??”............ “Javi??”............... “Eduard??”.............. “Angelita??”........... Cada uno iba dando su respuesta sin dudar demasiado.



Cuando todos habíamos acabado y conseguido la unanimidad, pregunté: “y tú, Rober??” A lo que respondió: “por supuesto, la b”......... Por un momento creí que se había equivocado de opción: “prefieres a un orco antes que a un guaperas sólo por superar a los paquetes de tus amigos??”



“Maritina, hay que mantener un status.”



“Me lo está diciendo un teleoperador??” me mordí la lengua. En su defecto, seguí pensando: “claro, por status aceptaste este trabajo teniendo 3 carreras...”



Tras mirarnos todos con cara de confusión, nuestro santo jefe colocó la guinda: “rarezas de gayer”.



“Gentuza, nunca lo entenderíais...”



Se que todos pensamos: "QUÉ MARICA ERES, Y LO QUE SE TE QUIERE."



Sólo alguien muy grande puede escupir de su boca lo que quiera y seguir siendo respetado.



Sólo alguien que siendo diferente, se reafirma al ser distinto.



lunes, 18 de enero de 2010

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE





Cansados de escuchar los lamentos victimistas de nuestro compañero de trabajo narrando reiteradas veces las consecuencias de su fatídico accidente de coche, el día de Nochebuena decidimos soltarle el mayor sermón moralista que jamás hubiese presenciado.



Todo empezó con una de mis incisivas frases: “Nacho, cada vez que mencionas la expresión “dónde voy con esta cara rota”, lo que me dan ganas es de partirte la cara yo misma y con mis propias manos.”



Imagino que le sorprendió verme por primera vez seria y que no le siguiese la corriente con su carcajada. En su defecto le giré la cara hacia la ventana. Ya era tarde y con la oscuridad de fuera podíamos vernos reflejados en el cristal.




“Fuuuu, qué horror.” Dijo exactamente lo que esperaba...



“La verdad que sí, ni si quiera te has peinado, tío.”



Volvió a reírse mientras se peinaba con las manos.




“No eres un puto monstruo, sabes??.... Por cierto, qué te van a hacer en la próxima operación??.” Mientras respondía, palpé conscientemente su rostro ensiliconado aparentando curiosidad.



“No te da asco??” Me lo dejó fácil, éste era el momento para meter el machete: “Macho, qué predecible eres, sabía que lo dirías. No, no me da asco. No nos das asco, tío!! El problema lo tienes tú.”



Los siguientes minutos se convirtieron en una avalancha de sermones, consejos y teorías de vida por parte del resto de compañeros hacia aquella gran persona. Por un momento no estábamos hablando de sexo, borracheras, juergas nocturnas, ni criticando al otro departamento. Era algo serio y todos querían aportar su granito de arena.




Como era de esperar, la conversación tomó otro cariz. De lo contrario, se hubiese asemejado al culebrón de sobremesa que te ayuda a dormir la siesta. Cada uno desveló sus insignificantes complejos: “yo nací maricón, y maricón moriré. Lo que ayer me acomplejaba, hoy es un orgullo.”............. “Cuando empecé a quedarme calvo, el mundo se me vino encima. Y hoy me pelo la cabeza para relucir calva brillante.”......... “¿Te has fijado alguna vez en el enorme culo que tengo? Yo prefiero decir que soy de caderas anchas...”......................... “Yo soñaba con tener dos tetas como dos carretas y mira con lo que me he quedado... Ahora me alegro de estar proporcionada.”................ “Una vez me cedieron asiento en el metro creyendo que estaba embarazada. ¿Por qué te crees que siempre llevo ropa ancha?”.




Las respuestas de Nacho eran las previstas: “muchos hombres están calvos, si estás gordo puedes adelgazar, ser gay no es un defecto o el tamaño no importa...” Frases que sólo son creíbles en las películas, porque en la vida real, cada uno de nosotros sabíamos que era un handicap, o así lo habíamos sentido.




Temiendo perder el motivo de la conversación, recalqué: “Nacho, que no te líes, que todos tenemos nuestras inseguridades, pero no las gritamos a los cuatro vientos!!!! Solo te lo diré una vez: VALES, pero tu mayor defecto es que no te lo crees.”




Todas las sugerencias de cambio y las críticas constructivas acabaron cuando el jefe se incorporó a la conversación. Esta vez no simulaba ignorarnos y otorgó un peso importante a la conversación.




“Nacho, tú estás vivo y no has acabado en una silla de ruedas. ¿Podrías por un momento imaginarte a mí con una enfermedad degenerativa incurable?”




“Venga Richi, no nos pongamos catastróficos. Todo lo que me digas lo se, pero yo no me quiero con esta cara. Así no.”




“Nacho, te estoy hablando en serio. Algunos de tus compañeros lo saben, pero la mayoría no. Tengo osteoporosis. ¿Acaso te lo podrías haber imaginado con mi actitud y mi forma de vida? La gente no me considera un enfermo porque yo no lo muestro. Soy consciente de mis límites, pero no hago un drama de ello. ESTOY VIVO.”




Disimuladamente me levanté para ir al baño.




Al regresar, el silencio arañaba las paredes. Cada uno estaba absorto en sus propios pensamientos. Ante la falta de costumbre sólo pude soltar:



“Chavales, mañana es Navidad!!”



Y agradecí mentalmente cada uno de los comentarios.







lunes, 4 de enero de 2010

¿QUÉ TE PIDES?




Vida que me mantiene activa
Ideales por los que luchar
Valor para conseguir lo que quiera
Imaginación, pues hay un lienzo en blanco
Recursos, para darle color.


Espacio para sentirme yo misma
Libertad aunque cueste un riñón.


Personas que me acompañan
Relaciones que vienen y van.
Esperanza por lo que me llena
Sentimientos difíciles de explicar
Etapas irrepetibles
Novedades para recordar
Tiempo que se escapa entre las manos
Es todo lo que me quiero llevar.